Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

UE ve prioritario acordar un alto el fuego y ofrece ayuda para supervisarlo y promover la reconciliación

La Unión Europea ve prioritario que los rebeldes leales al exvicepresidente sursudanés Riek Machar y los representantes del Gobierno de Yuba acuerden un alto el fuego en Sudán del Sur y se ha mostrado abierta este martes a aportar "varios millones" de ayuda financiera y expertos para contribuir a supervisar su cumplimiento si ambas partes lo sellan, así como para promover la reconciliación en el país.
Las delegaciones de ambas partes han comenzado este martes sus conversaciones de paz en Addis Abeba, la capital de Etiopía, para intentar acordar un alto el fuego que ponga fin a tres semanas de enfrentamientos que han causado más de un millar de muertos y al menos 200.000 desplazados internos.
El representante especial de la UE para el Cuerno de África, Alexander Rondos, que acaba de regresar este martes de Addis Abeba tras visitar Yuba ha avisado de que la situación es "muy frágil" y ha advertido del riesgo de que haya "una división desagradable del país inevitablemente sobre líneas étnicas" si no se logra reconducir.
Para la UE resulta prioritario que las partes acuerden un alto el fuego "formal" y las modalidades para supervisarlo, así como el inicio de "un diálogo político creíble" para poner fin al conflicto, algo que requiere "políticos creíbles" y centrarse en la liberación de los presos políticos detenidos "por cualquier motivo" a mediados de diciembre para que puedan participar en la mesa de negociaciones o de lo contrario el diálogo "no será creíble".
"Apoyamos esto firmemente", ha insistido Rondos en rueda de prensa, en la que ha dejado claro que los sursudaneses deben resolver el conflicto "muy rápido" para evitar otro "Estado fallido", al tiempo que ha elogiado la "contención" con la que ha actuado el vecino Sudán.
El diplomático europeo ha denunciado que existe gente que trata de obstaculizar el proceso de negociación y ha "desatado la violencia" y, aunque no ha querido identificarles, ha avisado de que tendrán que "rendir cuentas" ante la comunidad internacional, al tiempo que ha dejado claro que "los líderes son responsables del mando y control" y no pueden "pretender que no están en control".
El director para África del Servicio Europeo de Acción Exterior, Nicholas Westcott, ha subrayado por su parte insistido en es "muy urgente parar los enfrentamientos". "Si resulta obvio que la gente no está cooperando querríamos promover el tipo de sanciones que tenemos en otras partes", ha avisado.
FINANCIACIÓN EUROPEA
La UE está dispuesta a ayudar con financiación y su experiencia "algún tipo de supervisión" del alto el fuego sin prejuzgar las decisiones sobre qué organismo se hará cargo de ello, para apoyar el proceso de negociación político y "a medio plazo" también a aportar su experiencia para promover la reconciliación, ha avanzado Westcott, que ha precisado que la financiación europea podría elevarse a "varios millones" de euros.
"Estamos adaptando nuestro programa de desarrollo, potencialmente muy sustancial, a las nuevas circunstancias y lo que podamos hacer de mediación", ha precisado. "Tenemos recursos disponibles para apoyar un proceso de negociación. Estamos dispuestos a movilizarlos" si se logra un alto el fuego "en el futuro próximo", ha precisado. "Todavía no hay decisiones", ha precisado.
"No puedo decir si habrá observadores europeos (para vigilar el alto el fuego). Hay que esperar a ver qué se acuerda", ha explicado.
La UE está en proceso de revisar los dos programas de ayuda al desarrollo para Sudán del Sur entre 2011 y 2013 por valor de 260 millones de euros para adaptarse a la situación sobre el terreno y parte se podría reconducir para contribuir a apoyar el proceso de negociación y reconciliación.
CATÁSTROFE HUMANITARIA
También está en proceso de revisar su ayuda humanitaria "inicial" de 50 millones prevista para Sur de Sudán en 2014 tras avisar del escenario humanitario "bastante catastrófico" y "muy peligroso" sobre el terreno con más de 200.000 desplazados internos por los combates. Se necesita sobre todo agua limpia y servicios sanitarios, alojamientos, equipos médicos de emergencia y asistencia humanitaria.
La UE ha instado a los responsables políticos a pactar el "acceso" para la ayuda dado que "los suministros de alimentos regulares más allá de Yuba son muy difíciles y el comercio ha colapsado" y espera tener la semana que viene una imagen más clara de las necesidades sobre el terreno.
La Comisión Europea mantiene siete expertos humanitarios sobre el terreno y está en discusiones con los Estados miembros sobre sus posibles contribuciones en especie a través del Mecanismo de Protección Civil como estructuras prefabricadas para cubrir necesidades a corto plazo.
Por lo que se refiere a la colonia de europeos en Sudán del Sur, Westcott ha confirmado que "el 90% de los ciudadanos europeos" ya han sido evacuados del país durante las navidades, que era "bastante pequeña" de "varios miles".