Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La UE se solidariza con Túnez por el atentado y pide "una respuesta común" al terrorismo

La Unión Europea se ha solidarizado con el pueblo y el Gobierno tunecinos por el nuevo atentado terrorista perpetrado este lunes en Ben Guerdane, "que ilustra una vez más la gravedad de la amenaza a la que se enfrenta Túnez" y ha reclamado "una respuesta común" al terrorismo.
"El terrorismo es un desafío compartido que requiere de una respuesta común", ha subrayado la Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Federica Mogherini, en un comunicado de su portavoz, en el que han trasladado las condolencias europeas a las familias de las víctimas del nuevo atentado.
La UE ha "intensificado" recientemente su cooperación con Túnez para combatir el terrorismo, especialmente a través del lanzamiento de un programa "ambicioso" de apoyo a la reforma del sector de la seguridad del país.
La UE se mantiene "decididamente" al lado de Túnez en estos momentos de "prueba" y ha recordado que ha movilizado "el conjunto de sus instrumentos" para apoyar la transición democrática tras la revolución de la primavera Árabe en 2011 con el objetivo de dar a los jóvenes perspectivas de futuro, consolidar la democracia, superar los desafíos socioeconómicos en el país y garantizar la seguridad de sus ciudadanos, recuerda la nota.
Al menos 53 personas han muerto en los enfrentamientos registrados después de que milicianos procedentes de Libia atacaran a las fuerzas de seguridad en la localidad de Ben Guerdène, cerca de la frontera con Libia, según el último balance del Ministerio del Interior y de fuentes médicas.
Los enfrentamientos comenzaron cuando un grupo de milicianos supuestamente llegado desde Libia atacó un puesto de control de la Policía tunecina y un cuartel del Ejército. Ninguna organización se ha atribuido la responsabilidad de esta acción.
Del total de víctimas mortales, 35 son milicianos, once son miembros de las fuerzas de seguridad y los otros siete son civiles. Además, seis supuestos islamistas han sido detenidos, según el Ministerio del Interior.