Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La UE tratará de cerrar la próxima semana los "flecos" de la nueva PAC que quedaron abiertos en junio

Los ministros de Agricultura de la Unión Europea tratarán de cerrar la próxima semana los "flecos que quedaron abiertos" en la reforma de la Política Agrícola Común (PAC), cuyo acuerdo con la Eurocámara y Bruselas anunciaron en junio. Las partes mantienen divergencias en cuestiones como el tope de las ayudas o la transferencia de fondos, para las que los líderes europeos dejaron "poco margen" a la negociación y que podrían retrasar su aplicación.
El pacto logrado en junio abarca la práctica totalidad de la nueva PAC y los Veintiocho advierten de que no contemplan reabrir los consenso cerrados, pero la Eurocámara no acepta ciertas disposiciones vinculadas a los presupuestos de la UE para el periodo 2014-2020, tales como la voluntariedad de fijar un techo a las ayudas o las tasas de cofinanciación de los fondos de desarrollo rural.
Los eurodiputados se quejan de que estas cuestiones les han sido impuestas por los jefes de Estado y de Gobierno de la UE, que decidieron el presupuesto en febrero del año pasado, sin darles opción de diálogo. En los últimos días, las partes han mantenido una reunión (trílogo) para tratar de acercar posiciones y está prevista otra para el próximo martes, día 24, con el objetivo de zanjar las diferencias.
Pero en una carta dirigida al Consejo, el presidente de la comisión agrícola del Parlamento Europeo, el socialista italiano Paolo di Castro, ha advertido a los gobiernos de que el voto de esta comisión podría ser contrario a los puntos del presupuesto si no se les permite negociar sobre "todos los aspectos de la reforma".
El comisario de Agricultura, Dacian Ciolos, por su parte, dijo tras el primer trílogo que había visto "fuertes señales de flexibilidad" en el lado de la Eurocámara y que ahora "es importante que los Estados miembros muestren una flexibilidad similar". Ciolos también alertó del riesgo de que se retrasen ciertos pagos en 2014 si no se cumple el calendario previsto y el acuerdo definitivo no llega antes de que acabe este mes de septiembre.
Así las cosas, los ministros de Agricultura de la UE se darán cita en Bruselas el lunes con la intención de avanzar. Primero serán informados en una sesión pública por la presidencia, que este semestre ocupa Lituania, sobre el estado de las negociaciones y posteriormente almorzarán a puerta cerrada para establecer si están dispuestos a ceder a alguna de las exigencias europarlamentarias, y en cuáles.
Pese a la voluntad de diálogo y de consenso expresada por los Veintiocho, fuentes diplomáticas advierten de que "el margen de maniobra es realmente muy pequeño", porque los líderes europeos fijaron límites claros. Límites, por ejemplo, en las tasas de cofinanciación de los programas de desarrollo rural que los gobiernos consideran "bien cerrado", pero que la Eurocamara cree poder "cambiar algo".
Tampoco parece factible que se acuerde un techo obligatorio para las ayudas por hectárea, porque el rechazo de países como Alemania a aceptar estos límites lo han fijado como voluntario en los presupuestos 2014-2020. No obstante, el acuerdo podría llegar en este punto con una reducción progresiva de los apoyos más altos por hectárea, la llamada 'degresividad' que ya apuntaron la Eurocámara y el Consejo en junio.
Las previsiones más optimistas indican que tras la reunión de ministros del lunes y el trílogo del martes las posiciones estarían suficientemente cerca como para anunciar el consenso de aquí al 30 de septiembre, fecha en la que la comisión agrícola del PE se pronunciará sobre la reforma.
Así, el acuerdo definitivo en primera lectura entre las partes sería refrendado por el pleno de la Eurocámara en su sesión de noviembre, pero varias fuentes consultadas ven "muy difícil" que se cumpla este calendario. Si las negociaciones se alargan, también se dilatará la aplicación de la nueva PAC, que debe entrar en vigor en 2014, aunque ya se da por hecho que muchas de las disposiciones no se podrán aplicar el próximo año y Bruselas ha preparado ya medidas transitorias para ellas hasta 2015.