Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La UE y la OTAN denuncian otros intereses tras el convoy humanitario ruso a Ucrania

El convoy con ayuda humanitaria rusia atraviasa la frontera con UcraniaReuters

La Unión Europea ha denunciado que la entrada de camiones rusos con ayuda humanitaria sin el acuerdo del Gobierno ucraniano ni la escolta del Comité Internacional de la Cruz Roja constituye "una violación clara de la frontera ucraniana" por parte de Rusia y le ha instado a "revertir su decisión". La OTAN, a través de su comandante supremo aliado en Europa y jefe de las fuerzas estadounidenses en el viejo continente, el general estadounidense Philip Breedlove, ha calificado de "contrabando forzoso" la entrada del convoy y ha advertido de que este paso demuestra sus "verdaderos motivos" de querer rearmar a los separatistas prorrusos. El grupo de camiones ha llegado a última hora de la tarde de este viernes a localidad ucraniada de Lugansk, uno de sus destinos, según han informado los separatistas prorrusos que controlan la ciudad.

La Unión Europea ha denunciado que la entrada de camiones rusos con ayuda humanitaria sin el acuerdo del Gobierno ucraniano ni la escolta del Comité Internacional de la Cruz Roja constituye "una violación clara de la frontera ucraniana" por parte de Rusia y le ha instado a "revertir su decisión".
"Deploramos la decisión de Rusia de meter un cargamento humanitario en el territorio ucraniano sin la escolta del CICR o el consentimiento de las autoridades ucranianas. Esto es una violación clara de la frontera ucraniana", ha manifestado la Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Catherine Ashton, a través de un comunicado de su portavoz.
Ashton ha lamentado que este paso "es contraproducente" respecto a "los acuerdos previos alcanzados entre Ucrania, Rusia y el CICR" y ha instado a Rusia a "revertir su decisión", al tiempo que ha elogiado a las autoridades ucranianas por "su contención" y su disposición de dialogar "a fin de evitar una mayor escalada a la crisis".
"La soberanía de Ucrania, su integridad territorial, unidad e independencia deben ser respetadas", ha recalcado la jefa de la diplomacia europea.
"Reiteramos que la asistencia humanitaria de Rusia debe ser canalizada en pleno respeto del Derecho Humanitario Internacional y sus principios, a través de una organización humanitaria internacional, y en acuerdo con el Gobierno ucraniano", ha apostillado en la nota.
"Esto implica sobre todo enviar todos los detalles necesarios relativos a la ayuda y dar garantías de seguridad para el personal del CICR y los vehículos durante la duración de toda la operación dado que el CICR no acepta escoltas armados", ha precisado.
Ashton ha insistido en que "a fin de garantizar el respeto del Derecho Humanitario Internacional y sus principios, el convoy, que necesita ser de naturaleza estrictamente humanitaria, tiene que ser escoltado por el CICR".
El Ministerio de Exteriores ucraniano ha subrayado que las autoridades no dieron permiso para que el convoy de ayuda rusa entrase a través de la frontera este, pero ha admitido que el Gobierno dio las "ordenes necesarias" para dejar pasar estos vehículos con el objetivo de evitar nuevas "provocaciones" que pudiesen agravar el conflicto.
El Ministerio ha denunciado en un comunicado que esta entrada supone una "flagrante violación de los principios básicos de las leyes internacionales" y ha pedido a la comunidad internacional que se "una" para "condenar de forma decisiva estas acciones agresivas e ilegales".
Según el servicio fronterizo ucraniano, 145 camiones han cruzado la frontera procedentes de Rusia, tras una semana bloqueados por los constantes desencuentros entre Kiev y Moscú acerca del contenido y los destinatarios del convoy.
"Contrabando forzoso"
El comandante supremo aliado en Europa de la OTAN y jefe de las fuerzas estadounidenses en el viejo continente, el general estadounidense Philip Breedlove, ha calificado de "contrabando forzoso" la entrada de camiones rusos en el este de Ucrania con supuesta ayuda humanitaria y ha advertido de que este paso demuestra sus "verdaderos motivos" de querer rearmar a los separatistas prorrusos.
"Ayuda humanitaria legítima no debería ser objeto de contrabando forzoso a través de las fronteras internacionales sin el consentimiento (de Kiev) y sin la implicación de las agencias humanitarias internacionales", ha denunciado Breedlove en un comunicado, en el que ha insistido en que la entrada del convoy "constituye un motivo de preocupación sobre los verdaderos motivos para enviar suministros a través de la frontera".
"La entrada forzosa sin la autorización o escolta indica que Rusia está más interesada en reabastecer a los separatistas que en apoyar a las poblaciones locales", ha advertido el máximo responsable militar de las operaciones aliadas, que ha calificado la entrada del convoy ruso de violación "flagrante" de las normas internacionales.
"Rusia ha enviado con anterioridad esfuerzos humanitarios y de mantenimiento de paz a Georgia, Moldavia y Crimea y hemos visto que se han probado decepciones, congelan conflictos más que resolverlos", ha denunciado el general.
Aunque ha admitido que "la situación humanitaria en el este de Ucrania debe abordarse" no se puede hacer "de una forma espuria, que puede inflamar el conflicto más" y ha recordado que las autoridades de Kiev han dado pasos para aliviar la situación como la creación de corredores humanitarios y trabajan con las organizaciones internacionales.
El general estadounidense ha instado a Rusia a "dejar la distribución de ayuda para expertos imparciales" y a "retirar sus tropas de la frontera de Ucrania (que la OTAN estima en 20.000 militares), dejar de utilizar tácticas de guerra ambiguas para inflamar el conflicto e implicarse en un diálogo sincero para lograr una solución pacífica a esta crisis".
"Si Rusia realmente quiere ayudar a la gente del este de Ucrania, debe retirar sus tropas inmediatamente, cesar el flujo de armas y agentes a través de la frontera y utilizar su influencia con los separatistas en el este de Ucrania para presionar la vuelta a la diplomacia", ha subrayado.
El general ha respaldado ayuda de Rusia "canalizada adecuadamente a las poblaciones en el este de Ucrania a través de organizaciones como el CICR, pero no como un frente para nuevos suministros para los separatistas y agentes rusos, que son la causa raíz de la inestabilidad actual".
El convoy humanitario llega a Lugansk
El convoy de ayuda humanitaria enviado por Rusia para las regiones del este de Ucrania ha llegado este viernes a Lugansk, uno de sus destinos, según han informado los separatistas prorrusos que controlan la ciudad.     "La descarga de la ayuda humanitaria ha comenzado. El cargamento será distribuido entre los residentes", ha asegurado un portavoz de la administración local de la autoproclamada República Popular de Lugansk a la agencia de noticias rusa Itar Tass.