Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La UE condena el aumento de la violencia contra periodistas y activistas de DDHH en "muchos" países

La Unión Europea ha condenado este lunes el aumento de la violencia contra los periodistas y activistas de Derechos Humanos "en muchos países de todo el mundo por ejercer la libertad de opinión y de expresión", "un derecho de todos".
"La UE está decidida a luchar contra las leyes o las prácticas que imponen la censura, alientan la autocensura o aplican sanciones, incluidas sanciones administrativas, financieras y penales, contra el uso indebido de los poderes del mercado y contra las malas condiciones económicas", ha avisado la Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Federica Mogherini, en una declaración en nombre del bloque en vísperas del Día Mundial de la Libertad de Prensa que se celebra este martes, 3 de mayo.
La UE ha condenado "el creciente nivel de intimidación y violencia al que periodistas, defensores de los derechos humanos" y otras personas "tienen que enfrentarse en muchos países de todo el mundo por ejercer el derecho a la libertad de opinión y de expresión en Internet y fuera de Internet", que considera "un derecho de todos" y, por ello, ha reiterado el compromiso del bloque de promover y proteger la libertad de opinión y expresión --también en Internet-- "en todas partes" y en base a "los principios de igualdad, no discriminación y universalidad.
Mogherini ha dejado claro que mantener y fomentar la prensa libre, independiente y plural es "esencial" para la democracia y el desarrollo económico y constituye "un componente clave de la gobernanza y desarrollo democráticos".
La libertad de información, ha recordado, "incrementa la transparencia de los asuntos públicos y puede utilizarse como herramienta para que los gobiernos rindan cuentas de sus actos", especialmente cuando el acceso a la información permite denunciar "violaciones de los derechos humanos" o "prácticas de corrupción", pero también para contribuir a "la justicia y la reparación" tras "un periodo de graves violaciones de derechos humanos".