Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La UNAMA condena los últimos secuestros y ejecuciones por parte de los talibán

La Misión de Asistencia de Naciones Unidas para Afganistán (UNAMA) ha condenado este jueves los últimos secuestros y ejecuciones por parte de los talibán en el norte del país, reclamando la liberación de todos los rehenes.
El representante especial de la ONU para el país y jefe de la UNAMA, Nicholas Haysom, ha reclamado el fin de este tipo de sucesos, recalcando que "tomar como rehenes a los civiles es injustificable".
Este mismo jueves, los talibán han ejecutado a dos de las alrededor de diez personas que mantienen retenidas desde el martes, cuando interceptaron un autobús en la provincia de Kunduz (norte) en el que viajaban más de 180 personas.
De esta forma, ascienden a doce los muertos en el suceso, mientras que cerca de una decena de personas continúa retenida por los talibán. Las fuerzas de seguridad liberaron poco después del secuestro a 154 personas, y horas después los insurgentes dejaron en libertad a otros ocho.
No hay datos sobre la identidad de las víctimas, si bien los talibán aseguran que las personas que han sido ejecutadas eran miembros de las fuerzas de seguridad que viajaban vestidos de civil.
El miércoles, los talibán secuestraron en la provincia de Sar-e-Pul (norte) a 17 miembros de la comunidad hazara, en el último incidente contra esta minoría chií en el país.
Una serie de secuestros contra los hazaras el año pasado fomentó el temor a que la comunidad estuviera siendo atacada en un país en el que las rivalidades políticas y étnicas han generado divisiones.
Los talibán llevaron a cabo matanzas masivas de hazaras durante los años noventa, pero en los últimos años han evitado en buena medida atacar a la comunidad chií del país.