Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La UNESCO tilda la destrucción del mausoleo de Imam Dur como un acto de "limpieza cultural"

La directora general de la Organización para la Cultura, la Ciencia y la Educación de Naciones Unidas (UNESCO), Irina Bokova, ha condenado este martes la destrucción del mausoleo de Imam Dur, ubicado en la provincia de Salahuddin, tildando el suceso de un acto de "limpieza cultural".
"Este tipo de actos son crímenes de guerra", ha dicho, antes de recalcar que no se trata de un acto aislado. El grupo extremista Estado Islámico ha destruido múltiples mezquitas, mausoleos, iglesias y lugares de culto en su campaña en Irak.
"La limpieza cultural en marcha en Irak ha de terminar. La persecución de las minorías religiosas y étnicas, así como la destrucción sistemática de algunas de las representaciones más icónicas de la rica y diversa herencia de Irak revela una ideología de odio y exclusión", ha valorado.
Bokova, que ha recordado que el mausoleo de Imam Dur --construido en el siglo XI-- era una de las representaciones más emblemáticas de la arquitectura islámica de su tiempo, ha pedido que los responsables sean juzgados por sus acciones.
Por último, ha dicho que la destrucción del patrimonio cultural del país está alcanzando unos niveles sin precedentes, al tiempo que ha reiterado el compromiso de la UNESCO con la defensa del patrimonio de la Humanidad.
El grupo extremista ha destruido en los últimos meses múltiples lugares de culto de las comunidades chií, cristiana, sufí y yazidí, así como de cualquier otro grupo opuesto a su interpretación radical del Islam.
Estado Islámico es una organización yihadista nacida en Irak y relacionada --aunque no vinculada-- con la red terrorista Al Qaeda. Con la sublevación en 2011 contra el régimen del presidente sirio, Bashar al Assad, el grupo penetró en Siria y desde allí ha lanzado en las últimas semanas una ofensiva que le ha permitido hacerse con el control del norte y el oeste de Irak.
El grupo proclamó a finales de junio el Califato Islámico y nombró califa a su líder, Abú Bakr al Baghdadi. La nueva organización se declara Estado independiente y reclama que todos los musulmanes del mundo le juren fidelidad.