Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

UNICEF pide ayuda para atender a 43 millones de niños en 63 países

La agencia solicita más de 2.600 millones de euros para sufragar sus programas humanitarios
El Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) ha estimado que este año 43 millones de niños de 63 países necesitarán de su ayuda para poder salir adelante, en un llamamiento a la comunidad internacional que también advierte de las habituales carencias de financiación, especialmente cuando se trata de conflictos prolongados.
El informe de Acción Humanitaria para la Infancia hace balance de las acciones emprendidas en 2015 y de los retos pendientes para recordar que millones de personas seguirán sufriendo los efectos del hambre y las guerras. El director ejecutivo de UNICEF, Anthony Lake, ha subrayado que cerca de 250 millones de niños viven en países afectados por la violencia.
La agencia internacional ha reclamado 2.834 millones de dólares (unos 2.620 millones de euros) para sufragar sus programas humanitarios durante los próximos meses, en los que espera prestar asistencia a 76 millones de personas en 63 países. UNICEF quiere llegar a 43 millones de niños y, por ejemplo, prevé tratar a 2,9 millones contra la desnutrición aguda grave, facilitar el acceso a la educación de 8,2 millones y vacunar contra la sarampión a 11,7 millones.
Siria continúa siendo el conflicto que más dinero requiere, ya que las consecuencias de la guerra se extienden más allá de sus fronteras. A los 316 millones de dólares requeridos para atender a los sirios dentro del país se suman otros 847 millones relativos a refugiados en Egipto, Irak, Jordania, Líbano y Turquía.
El conflicto también está en parte detrás de la llegada masiva de refugiados a Europa, una crisis para la que UNICEF reclama 30,8 millones de dólares.
El informe sitúa por encima de los 100 millones de dólares en materia de necesidades a Yemen (180), República Democrática del Congo (130), Sudán del Sur (154), Sudán (116), Etiopía (106) e Irak (101).
FALTA DE FONDOS
Los llamamientos, sin embargo, no siempre quedan cubiertos por falta de fondos, algo que se hace particularmente palpable cuando se trata de crisis prolongadas como Afganistán, República Democrática del Congo, Níger o Sudán, que en 2015 recibieron menos del 40 por ciento de la financiación requerida. Malí y Uganda recibieron sólo un 17 y un 14 por ciento del dinero solicitado.
UNICEF recoge en su informe que en 2015 recibió 2.200 de los 3.300 millones de dólares requeridos, un 68 por ciento del total. A pesar de la evidente deficiencia, la organización ha querido destacar que la financiación humanitaria creció un 31 por ciento en un año tras pasar de 1.700 a 2.200 millones de dólares.
También se han dado casos en los que prácticamente ha quedado cubierto el llamamiento lanzado por la agencia de la ONU. La atención de los refugiados sirios, para la que se solicitaron más de 600 millones de dólares --la mayor cantidad recogida en el informe de 2015-- recabó el 97 por ciento del total.
El Gobierno de Estados Unidos se mantuvo el año pasado como la mayor fuente de recursos humanitarios (363 millones de dólares), por encima de Alemania (305) y la Unión Europea (146). Si se analizan las donaciones para fondos temáticos, el comité español de UNICEF figura en séptima posición, con 8 millones de dólares.
Estos fondos temáticos permiten a UNICEF dar una respuesta "estratégica" y "rápida" a las necesidades de los niños y representaron el 11 por ciento del total de dinero recibido, ha destacado la organización internacional.
De cara al futuro, UNICEF ha considerado "esencial" impulsar nuevas iniciativas para que las propias poblaciones damnificadas asuman la responsabilidad de su propia supervivencia, de tal forma que las comunidades puedan terminar reduciendo los riesgos y los impactos de los desastres naturales y los conflictos. La organización apuesta también por nuevas alianzas y por el desarrollo de plataformas y proyectos innovadores.
UN SISTEMA AL LÍMITE
Lake ha admitido en el prólogo del informe que "las necesidades se van acumulando a otras necesidades", pero ha insistido en que sigue habiendo "oportunidades" para salvar vidas y garantizar el futuro de millones de niños en situación vulnerable. En este sentido, ha advertido de que no se podrán alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) si "fallamos en llegar a los niños en países afectados por crisis humanitarias".
El responsable de UNICEF ha pedido el "continuo apoyo y la generosidad" de los donantes, ya que la colaboración "sin precedentes" no basta cuando "el sistema humanitario está siendo forzado más allá de sus límites". "Los desafíos están creciendo y lo mismo debe pasar con nuestra respuesta", ha apostillado en su mensaje.