Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

UNICEF denuncia que miles de niños son víctimas de la violencia en los campos de refugiados en Francia

La agencia de Naciones Unidas estima que 2.000 niños solos han atravesado el Canal de la Mancha desde junio de 2015
El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) ha denunciado este jueves que miles de niños son víctimas del tráfico de personas, la explotación sexual y los abusos en los campos de refugiados en el norte de Francia, donde permanecen de media cinco meses hasta ser reubicados.
Según un informe realizado por los comités de UNICEF en Reino Unido y Francia, los niños sufren ataques físicos y psíquicos de forma cotidiana, lo que incluye casos de esclavitud por deudas y actividades criminales forzadas y amenazas constantes de violencia sexual.
La mayoría de los niños, cuyo tiempo de permanencia en los campos crece con rapidez debido a un aumento de la seguridad en las fronteras, han huido de conflictos y están ahora atrapados, según la agencia de Naciones Unidas, que ha indicado que muchos de ellos están desesperados y harían lo que fuera necesario por reunirse con su familia.
Para la realización del informe, que estima que había en marzo 500 niños no acompañados viviendo en siete puntos del norte de Francia, incluyendo Calais y Dunkerque, UNICEF entrevistó a 60 menores de entre 11 y 17 años de Afghanistán, Egipto, Eritrea, Etiopía, Irán, Irak, Kuwait, Siria y Vietnam entre enero y abril de 2016.
Según UNICEF, las sumas de dinero para poder llegar a Francia varían entre los 2.700 y los 10.000 euros. Tal y como han manifestado los menores, que han denunciado que en la mayoría de los campos los traficantes cobran una "cuota de entrada" a aquellos que quieran quedarse, el camino es extremadamente peligroso y la experiencia traumática.
Los niños se encuentran constantemente expuestos a los elementos y carecen de acceso a la educación regular a pesar de que es obligatoria, según la agencia de la ONU, que estima que aproximadamente 2.000 niños solos han atravesado el Canal de la Mancha desde junio de 2015, un viaje por el que los traficantes cobran entre 5.000 y 7.000 euros por persona.
UNICEF INSTA A CREAR ESPACIOS Y PROGRAMAS DE PROTECCIÓN
"La creación de espacios de protección para los niños que permitan ofrecer información en su idioma y adaptarla a su edad es fundamental para mejorar la calidad de vida de los niños que llegan a Francia", ha aseverado el director general de UNICEF Francia, Sebastien Lyon. El director ejecutivo adjunto de UNICEF en Reino Unido ha indicado que "una acción inmediata por parte del Gobierno británico podría impedir que estos niños sigan cayendo en manos de los traficantes".
"El primer ministro cree que los niños no acompañados deberían ser traídos a Reino Unido a través de los programas de reunificación familiar, pero son procesos que avanzan con demasiada lentitud. Sabemos que hay al menos 157 niños en Calais con derecho reconocido a estar con sus familias en Reino Unido. Cuanto más tiempo tengan que esperar, más desesperados estarán y más fácil será que arriesguen sus vidas huyendo de las terribles condiciones en las que se encuentran los campos", ha añadido Lyon.
La protección de los menores no acompañados es una obligación para los Estados, según establece la Convención de los Derechos del Niño. UNICEF ha instado a los respectivos gobiernos a intensificar sus esfuerzos para proteger a los menores, y ha denunciado que la respuesta que se está dando es muy limitada y los procesos muy lentos.