Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La UNRWA se ve obligada a mantener cerradas más de la mitad de sus escuelas en Siria debido al conflicto

La Agencia de la ONU para los refugiados en Palestina (UNRWA) se ha visto obligada a mantener cerradas más de la mitad de sus escuelas en Siria, por lo que casi dos tercios de los niños palestinos refugiados en el país verán interrumpida su educación durante este curso escolar, según ha informado la agencia en un comunicado publicado este martes.
La UNRWA, encargada de asegurar la educación de los alumnos palestinos tanto en Siria como en otros países de acogida, tiene 118 escuelas repartidas por todo el país. Durante este curso, sólo podrá abrir 49 de ellas "debido a los daños sufridos en las instalaciones y a la inseguridad en general", por lo que cerca de 45.000 niños palestinos verán interrumpida su educación, según ha informado el portavoz de la agencia, Chris Gunness.
El Ministerio de Educación sirio ha habilitado otras 41 escuelas adicionales, y la agencia ha habilitado una cadena de televisión, UNRWA TV, para difundir material de enseñanza a distancia. La directora de Educación de UNRWA, Caroline Pontefract, ha asegurado que siguen "comprometidos a trabajar" para intentar "reducir al mínimo" cualquier interrupción de la educación de los niños palestinos, tanto en Siria como en otros países.
Miles de personas, entre ellas también muchos refugiados palestinos, se han visto obligados a huir del país en guerra. Más de 50.000 palestinos se han desplazado de Siria a Líbano, aunque de éstos, sólo el 35 por ciento de los menores en edad de estudiar se han matriculado en alguna escuela. Otros han huido a Jordania, donde según UNRWA viven "en la pobreza más absoluta".
El acceso a la Educación en Cisjordania se ha visto amenazado por las continuas demoliciones y las políticas restrictivas, según informa UNRWA. En la Franja de Gaza, el 93 por ciento de las escuelas de la agencia se ven obligados a operar en diferentes turnos debido a la alta demanda.
En Siria, la agencia se encarga de gestionar la educación de los refugiados que huyeron de Palestina en 1948. Además de las 118 escuelas, UNRWA dispone en el país sirio de 12 campamentos, 23 centros de atención primaria, 13 centros para mujeres y cinco de rehabilitación. No obstante, desde que comenzó la guerra en Siria la agencia ha tenido que adaptarse a la nueva situación e incluso se ha visto obligada a cerrar las puertas de muchos de sus centros.