Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La UNRWA denuncia la frágil situación que viven los más de 5 millones de refugiados palestinos

La agencia de Naciones Unidas para los Refugiados Palestinos (UNRWA) ha denunciado la frágil situación humanitaria que sufren los más de 5 millones de refugiados palestinos que viven en la Franja de Gaza y Cisjordania, Jordania, Siria y Líbano.
En la Franja de Gaza viven aproximadamente 2 millones de personas, de las que 1,3 millones son refugiados palestinos, según la agencia de la ONU. UNRWA ha recordado que la última ofensiva militar israelí, que se saldó con 2.200 muertos, y el bloqueo ejercido por las autoridades israelíes en esta zona costera han provocado una grave crisis humanitaria.
En Cisjordania viven unos 942.000 refugiados palestinos. En esta zona, UNRWA ha asegurado que la población se enfrenta a "una vulneración constante de los Derechos Humanos", lo que incluye principalmente la apropiación indebida de la tierra, la violencia ejercida por los colonos y la demolición de los hogares.
SIRIA
Según la agencia de Naciones Unidas, más de 560.000 refugiados palestinos vivían en Siria antes del inicio de la guerra y aproximadamente el 62 por ciento se han convertido en desplazados por el conflicto.
Algunos han huido a la Franja de Gaza a pesar de las dificultades a las que se enfrenta la población allí. En este sentido, la UNRWA ha dicho que el reconocimiento de derechos civiles, sociales y económicos de Palestina logrado en 1948 "se ha ido deteriorando como consecuencia del actual conflicto armado en Siria".
Algunos campos de refugiados se han convertido en escenario de los enfrentamientos, como es el caso de Yarmuk, un campamento de refugiados palestinos situado a las afueras de Damasco al que, desde el verano de 2013, no llega la ayuda humanitaria de manera continua. Se calcula que 6.000 personas siguen atrapadas en el campo, enfrentándose al hambre, la malnutrición y la falta de servicios sanitarios.
LÍBANO Y JORDANIA
En Líbano hay unos 493.000 refugiados, con un acceso muy limitado a la salud pública y las infraestructuras educativas. La mayoría de los refugiados de Palestina en Líbano dependen de UNRWA como único proveedor de educación, salud, servicios sociales y ayuda de emergencia. El país se ha convertido en el principal destino de los refugiados palestinos que huyen de la violencia en Siria, con un número que asciende a 42.000 personas de este colectivo.
En Jordania, por su parte, viven más de 2,2 millones de refugiados palestinos, que gozan de un entorno de mayor seguridad que en otras áreas, según la agencia. La mayoría de los refugiados que residen en el país tienen garantizada la ciudadanía.
En 1948, 700.000 palestinos huyeron de sus hogares. Después de 68 años de exilio y condición apátrida, las condiciones de los refugiados de Palestina se han agravado notablemente, según la UNRWA, que gestiona 58 campamentos de refugiados donde presta asistencia, protección y defensa a unos 5 millones de refugiados.