Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La UNRWA comienza a distribuir alimentos en Yarmuk y recibe garantías del régimen para seguir trabajando

La Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados Palestinos (UNRWA) ha conseguido acceder con un convoy al campo de refugiados de Yarmuk, situado en las afueras de Damasco, para entregar alimentos a las personas que residen allí y ha recibido garantías del régimen que preside Bashar al Assad de que podrá seguir ejerciendo su labor humanitaria.
Según ha informado la directora ejecutiva de UNRWA España, Raquel Martí, en su cuenta oficial de la red social Twitter, un convoy de la agencia de Naciones Unidas ha comenzado a distribuir paquetes de alimentos a las 10.00 horas (9.00 hora peninsular española).
"Multitud de personas desesperadas esperan en Yarmuk a recibir paquetes de comida por las necesidades masivas que todavía hay que cubrir", ha explicado Martí. "La @UNRWA ha recibido garantías de las autoridades sirias de que seguirán facilitando y apoyando la entrega de asistencia dentro de Yarmuk", ha afirmado.
La directora ejecutiva de UNRWA España ha asegurado que "si el apoyo de las autoridades se mantiene", la agencia de Naciones Unidas está "lista para proporcionar de inmediato comida para las 18.000 personas que viven en Yarmuk".
El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) ha conseguido hacer llegar alimentos al campamento de refugiados palestinos de Yarmouk, situado en las afueras de Damasco, con lo que se aliviará la situación de los residentes que se habían visto atrapados en el asedio impuesto por el Ejército sirio.
La entrada del convoy de la UNRWA en Yarmuk ha tenido lugar después de que el jueves accediera al campamento otra agencia de la ONU, el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), para repartir 900 paquetes alimentarios, su mayor distribución de asistencia alimentaria hasta ahora. Los paquetes alimentarios pueden alimentar a una familia de cinco personas durante unos diez días, por lo que dentro de poco tiempo será necesario el envío de más suministros.
El portavoz de ACNUR, Chris Gunness, indicó ha indicado que este envío de ayuda ha sido el primero en alcanzar Yarmuk desde el pasado 21 de enero. "Esperamos continuar e incrementar sustancialmente la cantidad de ayuda entregada", afirmó, además de alertar de que "cada hora que pasa sus necesidades aumentan".
La agencia de Naciones Unidas ha informado de que al menos 15 personas han muerto de desnutrición en el campamento de Yarmuk, que en la actualidad alberga a unas 18.000 personas, entre palestinos y sirios que han tenido que huir de sus casas por los enfrentamientos.
Los opositores han acusado al Gobierno de utilizar el hambre como arma de guerra, mientras que el Gobierno acusa a los rebeldes de disparar a los convoyes de ayuda humanitaria y asegura que teme que la comida y los alimentos acaben en manos de grupos armados.