Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los musulmanes de Estados Unidos prefieren a Hillary Clinton como presidenta, seguida de Sanders y Trump

Alrededor de tres cuartas partes de los votantes musulmanes de Estados Unidos tienen previsto participar en las elecciones primarias que determinarán quiénes son los candidatos de los principales partidos a la Casa Blanca y aproximadamente la mitad de ellos respaldarán a la exsecretaria de Estado Hillary Clinton.
Una encuesta del Consejo de Relaciones Americano-Islámicas (CAIR) cifra en el 74 por ciento la proporción de musulmanes que participarán en el proceso de primarias. El 12 por ciento ha descartado implicarse, mientras que el 14 por ciento no se ha pronunciado al respecto.
Un 67 por ciento de los 2.000 encuestados se confiesa votante demócrata --frente al 15 por ciento republicano--, una tendencia que queda patente también cuando se pregunta por quiénes son sus candidatos preferidos. Un 52 por ciento elige a Clinton, mientras que un 22 por ciento opta por su rival demócrata, el senador Bernie Sanders.
En las filas republicanas, el mejor parado es el magnate Donald Trump, que a pesar de abogar públicamente por prohibir la entrada de musulmanes en Estados Unidos tiene el apoyo del 7 por ciento del colectivo islámico. Ningún otro aspirante supera el umbral del 2 por ciento.
ISLAMOFOBIA
La comunidad musulmana de Estados Unidos tiene sus propios problemas al margen de los que comparte con el resto de la ciudadanía norteamericana, como lo demuestra el hecho de que la islamofobia ocupa el primer lugar en su lista de preocupaciones. Un 30 por ciento lo cita como el principal reto pendiente.
La economía figura en segunda posición con un 24 por ciento, seguida de la asistencia sanitaria (14 por ciento), las libertades civiles (7 por ciento), la política exterior (6 por ciento) y la educación (6 por ciento).