Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Uribe descarta reunirse por el momento con 'Timochenko'

El expresidente de Colombia Álvaro Uribe ha asegurado que, por el momento, descarta reunirse con el jefe de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), Rodrigo Londoño Echeverri, alias 'Timochenko', reunión incentivada por el exministro Álvaro Leyva.
Si bien el propio presidente, Juan Manuel Santos, había dado la bienvenida a esta iniciativa de reunir al exmandatario con el guerrillero con el objetivo de garantizar la unidad en torno al proceso de paz, Uribe ha reiterado que sus inquietudes sobre el proceso de paz son públicas y ha descartado por el momento que vaya a ocurrir.
"Si se logra que Uribe se monte en el tren de la paz, bienvenido sea", había dicho Santos. "Eso hemos tratado desde hace mucho tiempo", ha recordado.
Leyva, que considera que "una paz sin Uribe es una paz incompleta", es una figura de peso en la política colombiana que ha ejercido de mediador entre el Gobierno y las guerrillas en numerosas ocasiones.
"El competente para negociar en nombre del Estado colombiano es el Gobierno", ha afirmado Uribe, en declaraciones recogidas por la emisora Caracol Radio. "Nosotros hemos entregado todas nuestras observaciones. Tanto Álvaro Leyva como Bernie Aronson y Kofi Annan conocen nuestras preocupaciones y pueden trasmitirlas", ha añadido.
En este sentido, ha explicado que tiene "confianza y buena amistad" con Leyva, con quien se reunió la semana pasada y quien trató de persuadirle para que diera su 'plácet' a las negociaciones en La Habana, cuando le repitió sus preocupaciones en torno al proceso.
En línea con otras declaraciones pronunciadas en el pasado, Uribe ha reafirmado su postura sobre los acuerdos de La Habana (Cuba), indicando que generarán nuevas violencias si no se consigue corregir "la impunidad y la elegibilidad" para guerrilleros que hayan cometido delitos graves.