Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Valls subraya que "no hay otra opción" que reducir el déficit público

El nuevo primer ministro de Francia, Manuel Valls, se ha comprometido a responder a la "decepción" y el "enfado" mostrado en las urnas por la ciudadanía y ha esbozado cuáles serán las principales prioridades de su Gobierno, entre las que figura la reducción del déficit público. "No hay otra opción", ha advertido.
Valls ha concedido a la cadena de televisión TF1 su primera entrevista desde su llegada a Matignon y, en ella, ha prometido "poner en práctica" el proyecto del presidente francés, François Hollande. En este sentido, ha recuperado el mensaje lanzado el lunes por el mandatario para reconocer también el descontento ciudadano con el Partido Socialista.
El exministro del Interior ha adelantado que quiere responder "al mensaje de los franceses", un mensaje "de decepción" y "de enfado" con el que hicieron ver que siguen preocupados por el paro, la precariedad laboral o los elevados impuestos. De estos temas se encargará su "gobierno de combate".
"Toda la acción del Gobierno" se encaminará a aliviar el sufrimiento de los 3,3 millones de desempleados, ha dicho Valls, que ha citado el "pacto de responsabilidad" impulsado por Hollande como una de las vías para avanzar en la creación de empleo. Asimismo, también ha abogado por incentivar la actividad empresarial y la contratación.
Otro de los grandes retos económicos a los que se enfrenta Valls es la reducción del déficit público. "No hay elección", ha dicho el primer ministro al defender un mayor control de las cuentas, ya que considera que "está en juego la credibilidad de Francia".
"NO VOY A CAMBIAR"
Valls estaba considerado como el ministro más popular del anterior Ejecutivo, pero también el más polémico. Este miércoles, ha cerrado filas con Hollande --él es el "elegido" por los ciudadanos-- y ha prometido continuar sus políticas, al tiempo que ha insistido en que su gabinete no significa una "ruptura" con el de Jean-Marc Ayrault.
Sin embargo, Valls también ha querido dejar claro de que su ascenso no le convertirá en otra persona. "No voy a cambiar de personalidad ni de carácter", ha apuntado, desmarcándose de polémicas pasadas que considera de la "prehistoria".
El primer ministro ha defendido la composición de su Ejecutivo, en el que figuran "mujeres y hombres con mucha experiencia" y que serán "útiles" para el país como la excandidata presidencial Ségolène Royal, que ocupará la cartera de Ecología.