Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Varias organizaciones internacionales advierten de la mayor crisis alimentaria en África del Sur en una década

Al menos 2,5 millones de personas necesitan ayuda humanitaria urgente en África del Sur. La situación es especialmente crítica, pues la prolongada sequía que azota la región, agravada por el fenómeno meteorológico 'El Niño', augura la mayor crisis alimentaria en más de una década, han denunciado varias organizaciones internacionales.
Según un comunicado conjunto de la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), la Alerta sobre la Seguridad Alimentaria en África del Sur (FEWS NET), el Servicio Científico de la Comisión Europea, el Centro Común de Investigación (JRC) y el Programa Mundial de Alimentos (PMA), los importantes retrasos en la siembra y las malas condiciones para el desarrollo inicial de los cultivos "sugieren un escenario de amplias pérdidas de cosechas a nivel regional".
En muchas áreas surafricanas no ha sido posible sembrar debido a retrasos de entre 30 y 50 días en el inicio de las lluvias estacionales y, aunque ha existido un ligero alivio desde mediados de enero en ciertas áreas, los pronósticos hídricos de los cultivos indican un bajo rendimiento del maíz --que ni siquiera podría resolverse con precipitaciones normales durante el resto de la temporada--.
En concreto, se espera recolectar 7,4 millones de toneladas de maíz tras la cosecha, un 25 por ciento menos de lo producido en la temporada pasada, ya de por sí escasa, y un 36 por ciento por debajo de la media de los últimos cinco años.
SIN RESERVAS DE CEREALES
Además de la sequía, el agotamiento de las reservas de cereales, los altos precios de los alimentos y la escasez hídrica han incrementado "sustancialmente" la inseguridad alimentaria. Incluso antes de que comenzara la crisis actual, el número de personas en riesgo ya se situaba en 14 millones, de las cuales, al menos 2,5 millones necesitan ayuda humanitaria urgente, según datos recogidos a principios de febrero por FEWS NET.
"Durante el próximo año, los socios humanitarios deben prepararse para niveles de seguridad alimentaria y cifras de población afectada en África del Sur que alcanzarán su nivel más alto desde la crisis alimentaria de 2002-2003", han advertido las organizaciones internacionales.
En grandes regiones de Zimbabue, Malaui, Zambia, Sudáfrica, Mozambique, Bostwana y Madagascar, la actual temporada de lluvias ha sido la más seca de los últimos 35 años. Una situación que parece se mantendrá hasta mediados de 2016.
De momento, las autoridades de Bostwana, Swazilandia, Sudáfrica y Namibia están limitando el uso del agua debido a los bajos niveles hídricos. En Zambia y Zimbabue, se podrían establecer raciocinios eléctricos después de que la presa Kariba se encuentre bajo mínimos.