Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Vázquez se enfrentará a Lacalle Pou en una segunda vuelta en Uruguay

Tabaré Vázquez, líder del gobernante Frente Amplio (FA) en UruguayREUTERS

Tabaré Vázquez, del gobernante Frente Amplio (FA), se enfrentará a Luis Lacalle Pou, del Partido Nacional (PN), en una segunda vuelta electoral, prevista para el próximo 30 de noviembre, con la expectativa de conquistar una mayoría parlamentaria que facilitaría enormemente el trabajo a su eventual Gobierno. Unos 2,6 de los 3,9 millones de uruguayos estaban llamados a las urnas este domingo para elegir al presidente y al vicepresidente del país, renovar por completo el Congreso --con 99 diputados y 30 senadores-- y a los integrantes de las 19 juntas electorales, compuestas por cinco miembros cada una.

Las de este domingo han sido las elecciones presidenciales más reñidas en 20 años desde que Julio María Sanguinetti, como candidato del Partido Colorado (PC), se impusiera por algo más de 23.000 votos al candidato del PN y por unos 35.000 al del FA.
Aunque todavía no se dispone de resultados oficiales, los sondeos a pie de urna de las tres consultoras uruguayas autorizadas para divulgar los primeros datos han dado la victoria al FA.
Equipos es la que arroja la victoria más contundente a la coalición de izquierda, que obtendría el 47,4 por ciento de los votos, seguida del PN, con un 31,3 por ciento; y del PC, con un 13,2 por ciento. A gran distancia estarían el Partido Independiente (PI), con un tres por ciento, y Unidad Popular (UP), con un 1,1 por ciento.
Cifra, por su parte, concede un 47,2 por ciento de las papeletas al FA, un 31,5 por ciento al PN y un 13,2 por ciento al PC. Por detrás se encontrarían PI, con un 2,9 por ciento, y UP, con un uno por ciento.
Factum, con números similares, da un 47 por ciento al FA, un 31 por ciento al PN, un 13,1 por ciento al PC, y deja también a la cola al PI, con un 3,1 por ciento; a UP, con un 1,9 por ciento; y al Partido Ecologista Radical Intransigente (PERI), con un 1,2 por ciento.
Así las cosas, Vázquez y Lacalle Pou se enfrentarán de nuevo en las urnas el próximo 30 de noviembre. "Somos la fuerza política más votada, pero tendremos que ir a un balotaje", ha anunciado el líder izquierdista.
Vázquez ha recordado su "experiencia" como presidente de Uruguay y alcalde de Montevideo. "Los uruguayos van a encontrar una fuerza política seria, responsable y que da certezas. Que busca, más allá de que nos voten o no que todos los uruguayos vivan mejor", ha afirmado.
Lacalle Pou, por su parte, ha asegurado que su posibilidad de gobernar "está intacta", pese a haber quedado en segundo lugar. "Hace tiempo que dijimos que veníamos a gobernar ahora y bien. Los porcentajes dirán cuáles serán las estrategias", ha dicho.
El aspirante 'blanco' ha reiterado asimismo su voluntad de llegar a acuerdos con otros partidos políticos. "Vamos a hablar, a hablar con todos, siempre y cuando en la negociación no se desdibuje", ha adelantado, reiterando que no tiene "conceptos refundacionales", de modo que "lo que está bien lo vamos a seguir haciendo y lo que está mal vamos a hacerlo bien".
El aspirante del PC, Pedro Bordaberry, ya ha anunciado que trabajará "cada hora de los próximos 34 días para que Lacalle Pou gane el balotaje" porque "encarna los cambios" que el país necesita.
Sin embargo, ha aclarado que se trata de una decisión personal y que en las próximas 48 horas convocará al Comité Ejecutivo del PC "para tomar una decisión partidaria", según ha informado el diario uruguayo 'Subrayado'.
El abanderado de PI, Pablo Mieres, ha anunciado que en los próximos días convocará una reunión de la Dirección Nacional para decidir en el plazo de una semana a quién dan su apoyo en las urnas. Sin embargo, ha subrayado que "será una opinión, no un mandato".
PELEA POR EL PARLAMENTO
Los sondeos a pie de urna han confirmado el confuso escenario que dibujaban las encuestas, con un Parlamento fragmentado en el que ni izquierda ni derecha tendrían una mayoría clara, configurando un Congreso de un color político distinto al del futuro Gobierno.
Con los datos de las tres consultoras, el FA conseguiría entre 48 y 49 diputados, el PN sumaría entre 31 y 32 y el PC se adjudicaría entre 13 y 14, por lo que ninguno obtendría los 50 escaños que garantizan el control de la sede legislativa.
En este contexto, se impondría un juego de alianzas pero que tampoco despejaría del todo el horizonte. Aunque PN y PC pactaran, algo que Bordaberry ha apuntado, juntarían 46 diputados en el mejor de los escenarios, por detrás del FA y de los 50 asientos.
De modo que la clave está en los diputados que consigan formaciones minoritarias como el PI y PERI, que decantarán la balanza con su apoyo. Sin embargo, Mieres, ya se ha pronunciado a favor de un Parlamento plural que escape al control del Gobierno.
A pesar de estos datos, Vázquez se ha mostrado esperanzado. "Estamos en condiciones de decir que prácticamente estamos en el umbral de tener la mayoría parlamentaria", ha sostenido, en medio de aplausos de los 'frenteamplistas', por lo que ha recordado que habrá que esperar a los resultados oficiales.
'NO' A REBAJAR LA EDAD PENAL
Además, los uruguayos habrían rechazado en referéndum la propuesta de rebajar la edad mínima penal desde los 18 a los 16 años para los delitos graves y de no borrar los antecedentes de los menores una vez alcancen la mayoría de edad.
Factum y Cifras coinciden en que esta propuesta habría sido rechazada, opinión a la que se han acogido la mayoría de los partidos políticos. No obstante, Equipos apunta a que podría haber ganado el 'sí'.
En esta cuestión, el FA se ha posicionado totalmente en contra, argumentando que la fórmula idónea para acabar con la inseguridad --en uno de los países más seguros de América Latina-- pasa por la erradicación de la pobreza y del analfabetismo.
A favor está la derecha, liderada por Bordaberry y con una tímida defensa de Lacalle Pou, que personalmente está en contra de rebajar la edad penal a los 16 años pero que, consciente del apoyo que esta idea tiene entre sus votantes, ha guardado sus opiniones y dejado este tema a su 'número dos', Jorge Larrañaga.