Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los Veintiocho alcanzan un acuerdo sobre las nuevas normas para combatir la evasión fiscal

Los Estados miembros han alcanzado un acuerdo sobre las nuevas normas que pretenden combatir la evasión fiscal, principalmente de compañías multinacionales, mediante medidas que intentan evitar la erosión de la base imponible o la transferencia de beneficios.
La nueva directiva propuesta por la Comisión Europea forma parte del plan de acción contra la ingeniería fiscal, que también incluye el intercambio de información fiscal entre las autoridades tributarias de los Estados miembros.
En concreto, la normativa aborda aquellos escenarios en los que las grandes empresas se benefician de las disparidades entre sistemas tributarios nacionales con el objetivo de reducir sus obligaciones fiscales, según ha explicado el Consejo de la UE en un comunicado.
Así, las nuevas normas intenta evitar que multinacionales basadas en países con alta presión fiscal paguen elevados intereses a filiales residentes en jurisdicciones con menos carga impositiva, mediante límites a la cantidad de intereses deducibles en un periodo fiscal.
Además, establecen un impuesto a la transferencia de activos o al cambio de la sede fiscal de una multinacional, con el objetivo de prevenir la erosión de la base fiscal en el país de origen.
Al mismo tiempo, las nuevas normas asignan los ingresos de una filial controlada en el extranjero a su empresa matriz, que generalmente se encuentra en un país con una presión fiscal más alta, para combatir la transferencia de beneficios.
De la misma forma, la directiva acordada entre los Veintiocho incluye normas para evitar las dobles deducciones que son consecuencia de las diferencias entre los regímenes fiscales de los Estados miembros.
El comisario de Asuntos Económicos y Monetarios, Pierre Moscovici, ha subrayado que este acuerdo supone un "serio" golpe a la ingeniería fiscal de las multinacionales. "Durante demasiado tiempo, algunas compañías han sido capaces de beneficiarse de las disparidades entre los diferentes sistemas de los Estados miembros para evitar miles de millones de euros en impuestos", ha apuntado.
En este sentido, el comisario francés ha felicitado a los socios comunitarios por "combatir y trabajar juntos" para hacer los cambios necesarios y garantizar que las multinacionales paguen la parte impositiva que les corresponde.
Los ministros de Economía y Finanzas de la UE (Ecofin) abordaron el pasado viernes la propuesta de directiva del Ejecutivo comunitario, pero no fueron capaces de alcanzar un acuerdo político unánime por las discrepancias de algunos países, especialmente Bélgica, por lo que establecieron un plazo, que acababa este lunes, para lograrlo.
Los responsables económicos de los Veintiocho adoptarán la directiva finalmente en su próximo encuentro, que tendrá lugar el 12 de julio.