Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Venezuela decreta un nuevo horario laboral para trabajadores del sector público

El Gobierno venezolano ha decretado este lunes una nueva jornada laboral para los trabajadores de la Administración pública de forma temporal, relajando así las restricciones impuestas hasta ahora debido a la crisis energética que vive el país.
Este nuevo horario, que entró en vigor este lunes y que se mantendrá, por ahora, hasta el viernes 24 de junio, será de 08.00 a 13.00 horas, según el decreto, recogido por el diario venezolano 'El Universal'.
La nueva jornada se podrá prorrogar si así lo acuerda el Gobierno. Si bien el decreto indica que es para el sector público, quedan excluidas de este horario las actividades que no se pueden interrumpir, la agencia tributaria, estadística, migratoria, la banca pública, el sector de la cadena de alimentación, el educativo y el sanitario.
Según el ministro de Energía Eléctrica y también presidente de la Corporación Eléctrica Nacional venezolana (Corpoelec), Luis Motta Domínguez, la razón por la que se restablece el horario de lunes a viernes es la recuperación del embalse del Guri.
"¡Camaradas compatriotas! Cumpliendo instrucciones del comandante presidente Nicolás Maduro, y motivado por la mejoría experimentada en el nivel del embalse del Guri, a partir de hoy se restablecen como días laborables: miércoles, jueves y viernes manteniendo el horario hasta la 1.00", ha escrito Motta en su cuenta oficial de Twitter.
"Igualmente se restablece el viernes escolar y se suspende el plan de administración de carga los días sábado y domingo. ¡Estamos venciendo!", ha añadido.
Las restricciones en las jornadas laborales --que hasta ahora, en el sector público eran de lunes a martes-- se impusieron debido a la fuerte caída del nivel del embalse de Guri, cuya central hidroeléctrica provee el 63 por ciento de la energía eléctrica del país.