Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Vergüenza en EEUU: tres guardias observan impasibles una paliza a una adolescente

Las imágenes de una brutal agresión han conmocionado Estados Unidos. En el vídeo, captado por las cámaras de seguridad de una estación, tres adolescentes golpean brutalmente a una niña negra ante la absoluta pasividad de los agentes de seguridad de esta infraestructura. Golpes, patadas... las imágenes son de inusual dureza.
Mientras tanto los jefes de los guardias se escudan en que la política de la compañía es "observar y reportar", y no critican la actuación de los tres agentes.
La víctima, cuyo nombre no ha trascendido, aseguró que pensaba que los guardas de la estación de autobuses de Seattle (Washington) la protegerían, pero se equivocaba.
"Les dije que estaban tratando de agredirme", se queja la víctima.
La joven, que es de raza negra, explicó que trató de buscar ayuda tras tener un altercado con una banda juvenil en una tienda.
Lluvia de golpes
Pero nadie le echó una mano y llovieron golpes sobre su cuerpo. Los agresores no pararon ni cuando perdió la conciencia, y comenzaron a patear su cabeza.
El ataque continuó mientras el guardia estaba de pie al lado de la víctima. Otros dos agentes se acercaron pero tampoco intervinieron.
Y los agresores pudieron escapar, no sin antes robarle su mochila, con un teléfono móvil y un iPod. Sin embargo, la víctima no tuvo que ser trasladado al hospital.
Tres detenidos
Los usuarios de esta infraestructura quieren que la empresa revise su contrata de seguridad, pero el texto del contrato lo deja claro: extrañamente, es el protocolo que marca.
Ahora, la policía rastrea Facebook y otras redes sociales para tratar de detener a los agresores.
Una de las implicadas, Dominique Whittaker,de 18 años, afronta una pena de dos años de cárcel. Otras dos personas ya han sido identificadas.