Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Vucic pide calma a los políticos de República Srpska ante las manifestaciones del sábado

El primer ministro de Serbia, Aleksandar Vucic, ha reclamado este miércoles a los políticos de la República Srpska, la entidad serbia en Bosnia y Herzegovina, que mantengan la paz y eviten cualquier tipo de enfrentamiento, de cara a las manifestaciones previstas para el sábado.
Vucic ha advertido de que sería peligroso que las protestas, que tendrán lugar en Banja Luka, deriven en disturbios, agregando que los servicios de seguridad cuentan con información sobre la posibilidad de que esto ocurra, según ha informado la agencia serbia de noticias Tanjug.
"Pido a todas las figuras políticas de República Srpska que consideren el futuro con total responsabilidad y entiendan que cualquier levantamiento o enfrentamientos podrán en duda su supervivencia (de la entidad), poniéndo además a Serbia en una situación difícil", ha remachado.
Tanto la oposición como el partido gubernamental de República Srspka han convocado manifestaciones, unos en protesta contra el desempleo y la corrupción y otros en apoyo a las autoridades.
Bosnia y Herzegovina está en la actualidad compuesta por dos entidades: la Federación de Bosnia y Herzegovina (integrada por los territorios de mayoría bosniaca y de croatas bosnios) y la República Srpska (de territorios serbobosnios).
Estas dos entidades están coordinadas bajo un Gobierno central con pocas competencias ejecutivas. La Federación está, además, dividida en diez cantones con bastante autonomía, lo que hace difícil la coordinación entre las diferentes administraciones. Según los acuerdos de paz de Dayton, ninguna de las entidades que conforman Bosnia y Herzegovina tiene derecho a independizarse.
Las autoridades serbobosnias se han resistido a todos los intentos de reformar la administración a nivel estatal por considerar que es una intromisión en su autonomía, lo que ha ralentizado el camino para la futura incorporación de Bosnia a la Unión Europea y la OTAN, entidades en las que ya están las exrepúblicas yugoslavas de Croatia y Eslovenia.