Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Zapatero da por zanjado el "malentendido" con Italia

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha dado por zanjado el malentendido con Italia por unas declaraciones de la vicepresidenta, Fernández de la Vega. La vicepresidenta lo había dejado claro: El Gobierno español rechaza la xenofobia y el racismo, por lo que no se puede tolerar la actitud de Italia. Partidos aliados de Berlusconi ya han respondido con críticas a De la Vega. La declaración de la vicepresidenta es una "paradoja", "injerencia inaceptable", además, los grupos italianos han añadido acusaciones de la actuación de la Guardia Civil con referencias a la lucha contra ETA. La respuesta de los aliados de Berlusconi es rotunda y sin paliativos.
Rodríguez Zapatero consideró que lo ocurrido "no ha llegado a la categoría de incidente" y precisó que todo ha sido aclarado tras las conversaciones del ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Angel Moratinos, con su homólogo italiano, Franco Frattini, y del secretario de Estado para la UE, Diego López Garrido, con el embajador italiano, Pasquale Terracciano.
Sin embargo, negó haber conversado sobre este asunto con el ministro Frattini, con quien coincidió este viernes en las sesiones de trabajo de la V Cumbre América Latina y el Caribe-Unión Europea.
Zapatero puntualizó que las aclaraciones "han tardado poco tiempo en llegar" y que la relación con el Gobierno italiano es "muy buena". Fuentes gubernamentales españolas explicaron que López Garrido llamó por teléfono al embajador Terracciano para aclarar el malentendido, y que éste se sintió "muy satisfecho".  
Reacción desde Italia
Los aliados del Gobierno italiana consideraron "paradójicas" las declaraciones de la vicepresidenta, mientras que el opositor "Italia de los Valores" las señaló como una "injerencia inaceptable".
"Que la España de Zapatero pueda dar lecciones a Italia sobre la integración (de los inmigrantes) es paradójico", afirmó el portavoz del Partido Republicano (PRI), aliado de la coalición gubernamental, Riccardo Bruno, en un comunicado.Bruno agrega que "nosotros no tenemos a la Guardia Civil que dispara contra los inmigrantes, como ocurrió en el año 2005 en Ceuta" y añadió que "haría mejor ocupándose de derrotar a ETA".
También la Liga Norte criticó las declaraciones de Fernández de la Vega por boca de su senador Paolo Franco, quien dijo a los medios locales que la vicepresidenta "teme que una política rigurosa del control del Mediterráneo por parte del Gobierno italiano" pueda desviar hacia las costas españolas a los ilegales procedentes de Libia.
Desde las filas de la oposición, el segundo partido más importante, "Italia de los Valores" (IDV), del ex juez anticorrupción Antonio Di Pietro, consideró una "injerencia inaceptable" las declaraciones de la vicepresidenta del Gobierno español.