Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Zelaya denuncia que hubo plan para asaltar la embajada y declarar su suicidio

El plan del gobierno de facto, ha explicado Zelaya, se frustró porque "la comunidad internacional intervino inmediatamente , incluido Estados Unidos y la OEA (Organización de Estados Americanos)". "Hoy todavía se corre el riesgo de que sea asaltada la embajada y que se planifique que iba a ser anunciado un suicidio de parte mía como para simular que nosotros habíamos decidido morir antes de que entraran aquí", ha insistido.
Según Zelaya, con él se encuentran en la embajada de Brasil alrededor de cien personas que están soportando "bombardeos con productos químicos y ondas de ultrasonido que provocan malestar a la salud y ponen muy nerviosas a las personas". "Han allanado casas vecinas a la embajada", rige "un estado de sitio total" con "miles de prisioneros y personas heridas en los hospitales" en un contexto de "terrible situación de inseguridad", afirmó.
"Los policías están en las calles reprimiendo, no dejan que la gente llegue a la embajada", ha denunciado Zelaya, que ha advertido que "el país no volverá a la calma mientras el presidente esté encerrado".
La resistencia llama a protestar
El movimiento de resistencia popular que exige la restitución del derrocado presidente de Honduras, Manuel Zelaya, ha llamado a una movilización en Tegucigalpa, tras una noche de disturbios pese al toque de queda. El portavoz de la Policía hondureña, Orlin Cerrato, ha dicho que anoche "hubo disturbios" en varias zonas de Tegucigalpa y negó que hayan muerto seis personas, como afirmó el martes el depuesto presidente Zelaya, aunque agregó que ese extremo no había sido confirmado.
Cerrato ha añadido que anoche se registró un herido de bala en uno de los disturbios , y que fueron saqueados dos supermercados grandes y otros tres negocios similares en barrios y colonias de la capital hondureña. También hubo "enfrentamientos directos" entre manifestantes y los policías, según el mismo portavoz policial. CGS