Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Zuluaga abandona Colombia para denunciar en la CIDH la "persecución política" contra el 'uribismo'

El ex candidato presidencial de Centro Democrático, Óscar Iván Zuluaga, ha abandonado Colombia para denunciar ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) la supuesta persecución política que sufren el ex presidente Álvaro Uribe y su entorno.
"Óscar Iván tiene un viaje que le ha pedido al partido para ir a la Comisión Interamericana en Washington, ustedes saben que el partido anda en esas gestiones", ha dicho Uribe en declaraciones recogidas por Caracol Radio.
El ex mandatario ha revelado que "un grupo de congresistas" ha advertido al Centro Democrático de que "tienen prevista" la detención de Zuluaga. "Nosotros no podemos ignorar eso", ha justificado Uribe, de acuerdo con un comunicado.
Además, ha denunciado que "una de las personas" que "maltrata" a sus hijos Tomás y Jerónimo "desde la Presidencia" es Camilo Enciso, que trabaja con Carolima Perdoma, prima del vicefiscal general, Jorge Perdomo, al que Urbe achaca esta ofensiva judicial.
Uribe ya denunció la semana pasada que la Fiscalía planeaba "capturar" a Zuluaga y sus hijos, quienes poco después se presentaron voluntariamente para explicar sus nexos con James Arias, conocido como 'el zar de la chatarra', por traficar con este material.
Zuluaga, por su parte, es uno de los principales investigados por el espionaje que el Centro Democrático habría ordenado al 'hacker' Andrés Sepúlveda para hacerse con información de los negociadores de paz y del presidente, Juan Manuel Santos, en plena campaña.
El hermano pequeño de Uribe, Santiago, fue detenido el pasado 29 de febrero por agentes de la Fiscalía en Medellín acusado de concierto para delinquir y homicidio agravado por --supuestamente-- crear el grupo paramilitar de Los Doce Apóstoles.
El 'uribismo' ha denunciado que es víctima de una "persecución política" por criticar abiertamente el diálogo de paz entre el Gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), que encara la recta final.