Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los padres que acompañen a sus hijos a extraescolares pasarán un control de pedofilia

Imagen de niños en un colegio de Reino Unido. Foto: www.reflejosocial.comtelecinco.es
Según publica el dominical "Sunday Times", entre los padres afectados están los de una escuela elemental a quienes se ha informado de que deben aceptar ese tipo de control antes de que les permitan acompañar a sus propios hijos y a otros pequeños a la iglesia local para un concierto de villancicos.
Otras escuelas de primera enseñanza han establecido también ese tipo de controles para los padres que acompañan a sus hijos a otras actividades relacionadas con las fiestas navideñas.
Los padres tendrán que identificarse ante las autoridades del correspondiente centro para que esas puedan comprobar que no tienen ningún antecedente de ese tipo.
Graham McArthur, director de la escuela de primera enseñanza de Somersham, en el condado de Cambridgeshire, declaró al periódico que los padres que acompañen el próximo 17 de diciembre a los 330 alumnos a un servicio con villancicos en la vecina iglesia de San Juan tendrán que someterse a esos controles aunque los menores irán también escoltados por sus maestros e incluso un policía.
Por indicación del Gobierno
El Gobierno laborista exigirá a partir del próximo año que todas las personas que trabajan habitualmente con niños se registren en un banco de datos, pero hasta que el nuevo sistema entre en vigor se ha recomendado a las escuelas controlar a los padres cuyas actividades voluntarias impliquen entrar en contacto con menores al menos tres veces al mes.
Algunos centros, sin embargo, prefieren pecar por exceso que por defecto y han decidido filtrar también a los padres aunque vayan a acompañar sólo una vez a los pequeños.
Según Frank Furedi, profesor de sociología de la universidad de Kent y autor de un informe sobre la paranoia que rodea a la protección infantil, "una vez que se institucionaliza la desconfianza, se incita a la gente a llevar las cosas cada vez más lejos".
Una portavoz del ministerio para los Niños, las Escuelas y las Familias, reconoció que algunas escuelas exageran: "Queremos que los directores de centros apliquen siempre el sentido común".    LA