Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La defensa de dos de los acusados del asesinato de Rafik Hariri argumenta falta de pruebas

Los equipos de la defensa de dos de los acusados por el asesinato en febrero de 2005 del exprimer ministro libanés Rafik Hariri han argumentado este lunes ante el Tribunal Especial para Líbano (TEL) que no existen pruebas que vinculen a sus defendidos con el suceso, al tiempo que han criticado la falta de cooperación con las autoridades libanesas y la falta de tiempo.
Así, el abogado de uno de los acusados ha sostenido que el fiscal general del TEL, Norman Farrell, ha entregado tarde los documentos de la investigación a los equipos de defensa. "En contra de lo que algunas personas han dejado entrever, la defensa no ha podido llevar a cabo una investigación profunda sobre los datos de las investigaciones", ha sostenido.
Asimismo, ha agregado que la fiscalía no cuenta con imágenes del vehículo utilizado en el atentado a pesar de la presencia de cámaras de seguridad, al tiempo que ha indicado que tampoco se han presentado imágenes por satélite.
"Es ilusorio decir que la defensa podrá hacer frente a las acusaciones de cientos de expertos que se basan en las pruebas de la acusación. Estamos haciendo frente a una gran cantidad de material que está siéndonos mostrado. Nos preguntamos por qué el inicio del juicio es una batalla entre expertos", ha valorado.
El TEL abrió el juicio el jueves, en una jornada que contó con la comparecencia del hijo de Hariri y también exprimer ministro Saad Hariri. Las acusaciones contra los cuatro sospechosos --Salim Jamil Ayyash, Mustafá Amine Badreddine, Hussein Hassan Oneissi y Assad Hassan Sabra-- fueron confirmadas en junio de 2011.
Los cuatro acusados permanecen fugados y el partido-milicia chií Hezbolá ha expresado en numerosas ocasiones su rechazo a entregarles a las autoridades, alegando que las acusaciones son infundadas y que el tribunal está politizado e influenciado por Estados Unidos e Israel.
En octubre de 2013 se presentaron cargos contra una quinta persona, Hasán Habib Merhi, si bien no ha sido declarado oficialmente como sospechoso. Sus abogados están participando en el juicio como observadores, según ha recordado el diario libanés 'The Daily Star'.
En este sentido, el director de la Oficina de Defensa del TEL, François Roux, ha solicitado al tribunal que "ponga fin a las violaciones de los derechos de Merhi" y ha criticado que la acusación le haya mencionado junto a los otros cuatro acusados, pese a que no forma parte del pliego ni ha participado en las sesiones previas a la apertura del juicio.
Se trata de la primera vez que un tribunal internacional celebra un juicio 'in absentia' desde los juicios de Nuremberg tras la Segunda Guerra Mundial, en los que se determinó y condenó las responsabilidades de dirigentes, funcionarios y colaboradores de la Alemania Nazi.
A pesar de que la autoría del atentado fue reclamada por un grupo fundamentalista hasta entonces desconocido llamado Victoria y Yihad en la Gran Siria, la acusación considera que se trató de una reclamación falsa para alejar las sospechas de Hezbolá.
Así, el fiscal jefe del TEL indicó en las acusaciones que Badreddine y Ayyash vigilaron a Hariri antes del atentado, mientras que Oneisi y Sabra enviaron a la sede en Beirut de la cadena de televisión qatarí Al Yazira la falsa reclamación de autoría.