Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un adolescente paquistaní muere al plantar cara a un suicida que iba a atentar contra su instituto

Aitizaz Hassan, de 15 años, se ha convertido en un héroe para los paquistaníes después de que se haya sabido que el pasado lunes perdió la vida al tratar de plantar cara a un suicida que se disponía atentar contra su instituto en Hangu, en la provincia de Jyber-Panjtunjwa (noroeste), según informan este jueves los medios locales.
Aitizaz llegó tarde a clase el lunes por la mañana y como castigo se le prohibió, junto a dos compañeros, asistir a la asamblea, por lo que se encontraba de pie en la puerta de entrada cuando un hombre de unos 20 o 25 años se aproximó al edificio.
El hombre pidió entrar en el Instituto Gubernamental de Ibrahimzai y en ese momento, según ha relatado al diario 'Express Tribune' el hermano mayor del fallecido Mujtaba, uno de los estudiantes descubrió el detonador. Inmediatamente, los otros dos estudiantes corrieron al interior del edificio pero Aitizaz trató de detenerle, por lo que éste detonó el chaleco de explosivos.
"Nunca pensé que mi hermano tendría una muerte tan magnífica. Sacrificó su vida para salvar a la humanidad", ha subrayado Mujtaba, que ha reclamado al Gobierno paquistaní que conceda un premio a su hermano por el valor demostrado.
Su padre, Mujahid Ali, que trabaja en Emiratos Árabes Unidos, ha asegurado al diario que ha vuelto a Pakistán no para llorar la muerte de su hijo sino para celebrar su vida. "Mi hijo hizo que su madre llorara, pero salvó a cientos de madres de llorar a sus hijos", ha destacado.
"Estoy dispuesto a sacrificar a mi segundo hijo por Pakistán también", ha añadido. "Hay un puñado de personas en el mundo que son mártires y yo ahora soy uno de esos padres orgullosos cuyo hijo está entre ellos", ha añadido.
La valentía del adolescente ha dejado conmocionada a la localidad y el director del instituto, en el que había unos 2.000 estudiantes, ha elogiado la valentía de Aitizaz. "El ataque tenía como objetivo la educación y estoy sorprendido que ni el gobierno federal ni el provincial hayan visitado a la familia. Su silencio es condenable", ha manifestado el director, Lal Baz.
El oficial de distrito de la Policía de Hangu, Iftikhar Ahmad, ha confirmado al diario 'The News' que el suicida llevaba seis kilos de explosivos adosados a su cuerpo. El atentado fue reivindicado por el grupo islamista Lashkar-e-Jhangvi.