Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los adolescentes de hasta 16 años deberán ir a los baños públicos acompañados por sus padres

La reciente norma obliga a los padres de familia a acompañar a sus hijos al baño en los locales públicos hasta que tienen 16 años. La traducción de esa norma es la siguiente: si un chico de 15 años, probablemente más grande que su padre, quiere ir al baño en un bar, su madre o su padre tienen que acompañarlo. Un problemita: si sólo va con la madre ¿debe entrar en el baño femenino para que la madre lo acompañe todo el tiempo? La respuesta es "sí".
Por supuesto, se da por sentado que el adolescente no entra sin sus padres a un local de ocio. La norma lo deja bien claro. Dice: "Los menores deben ser vigilados y acompañados por adultos en cada espacio del local, y en particular en el área del baño".
Los restauradores la critican pero no les queda más remedio que vigilar que se cumpla si no quieren perder su licencia. El presidente de la asociación de comerciantes escoceses cree que no es razonable que la ley saque las cosas de quicio: "está claro que los menores deben ser vigilados pero no podemos pretender que los padres los tengan a la vista a cada segundo".
Se trata de una norma antipedofilia que está en consonancia con otra medida recientemente alentada por el gobierno británico y aplicada ya en algunos centros escolares:  los padres que quieran acompañar a sus hijos y a otros niños a actividades escolares serán filtrados (deberán identificarse y su nombre será buscado en una base de datos) para determinar si tienen antecedentes de pedofilia.    LA