Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El aeropuerto de Bruselas reabre el jueves la zona dañada por el atentado y operará a plena capacidad

El aeropuerto internacional de Bruselas-Zaventem reabrirá el próximo jueves, 2 de junio, la zona de la terminal de salidas que quedó dañada por el atentado del pasado 22 de marzo, lo que le permitirá operar a plena capacidad y cerrar la infraestructura provisional instalada en una zona de aparcamiento desde la que aún facturaban una veintena de aerolíneas.
"Todos los pasajeros podrán de nuevo realizar su facturación en la terminal de salidas, el aeropuerto retoma el curso normal de sus operaciones apenas dos meses y medio después de los atentados", ha anunciado el propio aeropuerto en un comunicado.
La terminal de salidas había reanudado parcialmente su actividad, pero había aún un total de 21 compañías con sus mostradores de facturación instalados en la terminal temporal que se levantó en una zona de aparcamiento para poder reabrir el aeropuerto a semanas del 22M.
A partir del jueves, estas aerolíneas serán integradas en las instalaciones permanentes de la terminal de salidas, ya rehabilitada, en donde se han instalado dos filas adicionales de facturación.
Con estos cambios se espera que los pasajeros que viajen desde el aeropuerto de Bruselas puedan cumplir en un máximo de "60 minutos su camino desde que entran en el aeródromo hasta que llegan a su puerta de embarque", ha indicado la empresa, que recalca que ese es el tiempo que se tardaba antes de sufrir el atentado.
El aeropuerto opera unos 28 vuelos cada hora y espera aumentar progresivamente esta frecuencia hasta alcanzar el nivel habitual en la temporada alta de verano que es de "44 vuelos de salida cada hora".
La vuelta a la normalidad se aplica también a las estaciones de autobuses y trenes que tiene el aeropuerto y cuyo acceso directo se había cerrado por razones de seguridad y de trabajos de reparación.