Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un líder local afirma que algunas de las niñas secuestradas han sido trasladadas a Camerún y Chad

Uno de los líderes de la comunidad nigeriana chibok ha afirmado este martes que algunas de las más de 234 niñas secuestradas a mediados de abril por milicianos de la secta islamista Boko Haram en el norte del país habrían sido trasladadas a Camerún y Chad.
En declaraciones concedidas a la cadena de televisión británica BBC, Pogo Bitrus, que ha elevado a 273 el número de secuestradas, ha dicho que 43 de las niñas "han recuperado su libertad" tras escapar a sus captores, mientras que otras 230 siguen en manos de los milicianos.
"Algunas de ellas han sido trasladadas a través del lado Chad y otras han sido enviadas a través de la frontera a Camerún", ha dicho, antes de asegurar que hay informaciones que algunos de los milicianos se han casado con varias alumnas.
"Es un tipo de esclavitud medieval. Por eso lloro como lider de la comunidad para alertar al mundo de lo que está pasando para que se haga algún tipo de persión sobre el Gobierno para que actúe y logre su liberación", ha agregado.
El asalto se produjo el 14 de abril y concluyó con decenas de estudiantes desaparecidas de una escuela de Chibok, en el estado de Borno. El primer balance confirmaba 129 desaparecidas, aunque el 19 de abril el gobernador estatal, Kassim Shettima, aseguró que 52 ya habían regresado.
Los propios padres participan en estas tareas de búsqueda y se han adentrado en el bosque de Sambisa, un feudo de la secta islamista Boko Haram situado cerca de la escuela femenina donde se produjo el rapto.
Boko Haram, que aspira a crear un estado islámico en el norte de Nigeria, se ha cobrado miles de vidas desde que se alzó en armas contra el Gobierno hace cuatro años y medio y está cometiendo cada vez más ataques contra la población civil. En lo que va de año, se ha cobrado la vida de más de 1.500 civiles en los tres estados del noreste del país.