Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El agresor de Ansbach, en estado crítico tras recibir 5 disparos de policía

El joven de 18 años, que ha atacado con dos bombas incendiarias un centro de educación secundaria de Ansbach (sur de Alemania) y ha herido gravemente a dos alumnas, se encuentra en estado crítico, tras recibir cinco disparos de la policía para ser reducido. En el momento de ser reducido llevaba un hacha, dos cuchillos y otras tres bombas incendiarias.
El ministro de Interior del estado federado de Baviera, Joachim Herrmnann, explicó en rueda de prensa que, además de las dos alumnas heridas de gravedad, existe un número aún por determinar de heridos leves, todos alumnos del instituto de enseñanza media Gymnasium Carolinum, así como un profesor.
El agresor accedió sobre las 08.35 hora local (06.35 GMT) al centro tras romper la puerta principal con un hacha para posteriormente atacar con un arma blanca aún por determinar a un grupo de alumnos, de entre 14 y 16 años, y lanzar dos bombas incendiarias.
De las dos alumnas ingresadas en estado grave, ambas de 16 años, una fue herida en la cabeza con arma blanca -se cree que con el hacha- y se teme por su vida, mientras que la otra presenta quemaduras graves, por encontrarse cerca del punto en el que estallaron los cócteles molotov.
El jefe de la operación policial, el agente Udo Dreher, explicó que el agresor, que cursa el último año de bachillerato en el centro, fue acorralado cerca de unos aseos por dos agentes y que, en el momento de ser detenido, portaba un hacha, dos cuchillos y otras tres bombas incendiarias.
Dreher justificó los disparos hechos por la policía en que el joven les "amenazó" y añadió que ninguno de ellos le impactó en la cabeza. Herrmann afirmó que el detenido no tiene antecedentes policiales y señaló que todavía se están investigando las causas del suceso.
Destacó además que, tras recibir la señal de alarma, los agentes sólo tardaron nueve minutos en llegar al lugar del suceso y dos minutos más en arrestar al supuesto agresor, una operación que calificó de "más que ejemplar".
Los cerca de 700 alumnos del centro fueron evacuados y la mayoría se encuentran ya con sus familias. La dirección del instituto decidió suspender las clases de hoy y de mañana.