Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El alcalde de Sochi asegura que no hay homosexuales en la ciudad

Parece que hay medalla para el dirigente ruso que haga la declaración más homófaba de aquí al inicio de los juegos de Sochi. Una ciudad de trescientos cincuenta mil habitantes y -según su alcalde- sin ningún homosexual. El regidor asegura que los gays y lesbianas que visiten su localidad serán bienvenidos siempre que no quieran imponer sus hábitos. El propio Vladimir Putin realizó hace pocos días un comentario aún más insultante. Aseguró que los gays no estarán en el punto de mira de sus fuerzas de seguridad. Pero les dejó esta advertencia: "dejad en paz a nuestro niños". Putin firmó el año pasado la "Ley contra la propaganda homosexual a menores". Sus detractores afirman que la norma -en la práctica- supone la prohibición de cualquier actividad pública de gays o lesbianas. El COI amenaza con sancionar a los deportistas que se manifiesten contra esa ley en el podio. Sí podrán hacerlo durante las ruedas de prensa.