Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los países alientan al Reino Unido a retomar las negociaciones sobre las Malvinas

Imagen de archivo de marines de la armada real británica realizando un desembarcó de ataque en las Islas Malvinas. EFE/Archivotelecinco.es
Los países latinoamericanos alentaron al Reino Unido a retomar las negociaciones bilaterales con Argentina sobre el futuro de las islas Malvinas, durante el Comité de Descolonización concluido hoy en Naciones Unidas.
"El llamamiento por la pronta reanudación de las negociaciones para solucionar pacíficamente la cuestión de las islas Malvinas es compartido por varias organizaciones y foros regionales" de América Latina y el Caribe, destacó hoy la embajadora de Brasil, Maria Luiza Ribeiro Viotti.
El Comité de Descolonización aprobó por consenso una resolución, presentada por Chile, con el respaldo de Bolivia, Cuba, Ecuador, Venezuela, Brasil, Argentina, Paraguay, Colombia y Perú, pidiendo la pronta reanudación de las negociaciones sobre la soberanía de ese territorio.
"Han sido dos días de trabajo intenso. Argentina destaca la importancia capital que la cuestión Malvinas tiene en su agenda internacional", dijo hoy a Efe el embajador argentino ante la ONU, Jorge Argüello.
El ministro de Relaciones Exteriores de Argentina, Jorge Taiana, participó el jueves en las reuniones del Comité, ante el que expresó el carácter "permanente e irrenunciable" de su país en el reclamo de la recuperación de la soberanía sobre las islas Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur.
Taiana se reunió también con el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, y con el presidente de la Asamblea General, Miguel D'Escoto.
El canciller argentino reiteró a Ban la petición de las autoridades de Buenos Aires para que el máximo responsable de la ONU "lleve a cabo una gestión de buenos oficios" que permita "que el Reino Unido se avenga a cumplir las resoluciones de la ONU", explicó Argüello.
Buenos Aires considera que Londres ha incumplido sucesivamente las resoluciones que la Asamblea y el Consejo, máximo órgano de decisiones del organismo internacional, ha emitido al respecto para que se reanuden las negociaciones de cara a resolver un problema que ya dura varias décadas.
"Suena extraño que un país pida que otro país importante, miembro permanente del Consejo de Seguridad, que sea reclamado para que cumpla con las resoluciones de la organización. Pero la realidad es que Gran Bretaña incumple los llamados de las resoluciones de la ONU desde 1965", añadió el embajador argentino.
Ban, explicó el diplomático, "está comprometido con la gestión, pero como decimos en Buenos Aires, se necesitan dos para bailar tango", pues pese a las apelaciones unánimes para que Londres y Buenos Aires retomen el diálogo, este no podrá empezar "en la medida que la otra parte no se avenga a sentarse a la mesa de negociaciones".
Los países de Naciones Unidas llevan varias décadas "renovando esta petición", a través de diversas resoluciones, "para que Gran Bretaña se avenga a negociar. Genera frustración ver cómo el transcurso del tiempo y las posiciones de poder pueden más que la decisión mayoritaria o unánime", agregó el diplomático.
Para Argentina, además, Reino Unido ha incurrido en numerosos actos "unilaterales" en la zona en disputa que "desnaturalizan la cooperación bilateral acordada bajo la fórmula de soberanía", explicó Taiana.
Entre ellos mencionó "la ilícita aplicación de un régimen de cuotas de los recursos pesqueros por hasta 25 años y la ilegítima concesión de licencias para la realización de actividades en materias de hidrocarburos".
El Reino Unido posee intereses estratégicos en el Atlántico Sur, en donde tiene instalada una base militar "con una dotación de personal militar muy importante. Obviamente no están allí por Argentina", explicó el embajador de ese país suramericano.
Asimismo, rechazó el argumento británico para defender su posición de apelar al principio de autodeterminación de los pueblos.
"Se escuda porque está claro que los habitantes de Malvinas no son un pueblo colonizado que soporta la opresión de una potencia extranjera. Son ciudadanos británicos y cualquiera de ellos puede ser primer ministro de Gran Bretaña, si logra los votos", agregó.