Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una pareja de ancianos reclaman la legalización de la eutanasia en su carta de suicidio

Dennis y Flora Milne, en una imagen de la familia. Foto: BBCtelecinco.es
Una pareja británica de ancianos ha decidido quitarse la vida para evitarse los sufrimientos que, dicen, vendrían inevitablemente ligados a la pérdida de salud con el paso de los años. Con el respaldo de sus hijos enviaron antes de morir una carta a la BBC en la que criticaron las leyes del Reino Unido sobre el suicidio asistido. La polémica está servida.
Dennis y Flora Milner, de 83 y 81 años, fueron encontrados muertos en su casa en Nerbury, Berkshire, el pasado domingo. Ellos se quitaron la vida con el apoyo de sus hijos, Nigel y Chrissy, que aseguran que sus padres estaban seguros de lo que hacían y se mostraban convencidos de la necesidad de amparar legalmente la eutanasia. Ambos hijos sabían que sus padres pensaban suicidarse, pero desconocían quién les ayudaría y cuál sería la fecha elegida por el matrimonio para quitarse la vida.
Antes de marcharse de este mundo, Dennis y Flora quisieron trasladar a todos sus ideas, sus razones y sus recuerdos. Para ello, enviaron una carta a la BBC, que llegó a la redacción el pasado martes, cuando la pareja ya había fallecido. La cadena ha publicado la nota de la pareja a vista de todos, y las respuestas no se han hecho esperar.
La declaración es la propia campaña de los ancianos para que la legislación británica ampare la eutanasia. Aseguran que la gente debe tener derecho a elegir cómo y cuándo poner fin a sus vidas. Además, la carta añadía que la organización de la muerte "para que no falle" había sido "muy difícil y muy traumática para nosotros". Piden además que no busquen responsables de su fallecimiento.
El dilema humano que esta pareja de ancianos ha querido poner en relieve ha desatado una polémica entre organizaciones ProVida y partidarios de la eutanasia. IM