Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

De la anorexia a reina de la belleza

Tras ver unas fotos de Nicole Richie, Melanie Monks, dejó de comer y empezó a provocarse vómitos continuamente. Su rostro estaba cada vez más demacrado y sus piernas eran como dos finas ramas. Con 17 años estaba más que orgullosa de poder ponerse la ropa de niños de 8 y 10 años de edad. 
Con el tiempo se le empezó a caer el pelo y a tener raras erupciones cutáneas. Con la ayuda de su novio Ryan Lee de 26 años se dio cuenta de que tenía un problema.
Ahora ha recuperado su salud y sus estudios de psicología. Pretende participar en un concurso local de belleza para después poder formar parte del certamen de Miss Inglaterra. Monks condena, hoy por hoy, la cultura de las modelos excesivamente delgadas. "Admiramos a esas famosas e iniciamos un proceso para adelgazar, demasiado peligroso", asegura la joven aspirante a modelo. Las famosas que salen en las revistas están retocadas con programas informáticos, añade en declaraciones recogidas por Daily Mail.
"Las niñas necesitan modelos más saludables y quiero dar a conocer mi caso para que no caigan en ese problema".
Monks, a sus trece años se sentía solo y sin amigas y culpable de estar gordita. Pensó, según ah explicado ella misma, que si adelgazaba y lograba una imagen como la de las supermodelos sería admirada y respetada.
"Yo solía desafiarme a mi misma. No comía nada durante un día entero y después durante dos...Llegué a pasar cinco días sin comer", ha narrado.
Monks ha reconocido que nunca se está a salvo, pero que actualmente se encuentran bien. Asegura "que se puede dejar atrás la anorexia" y en el futuro pretende crear grupos para ayudar a jóvenes enfermas. EBP