Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los antidisturbios emplean gases lacrimógenos contra inmigrantes en Calais

Los antidisturbios franceses han recurrido este miércoles al uso de gases lacrimógenos para evitar que cientos de inmigrantes asaltaran los camiones que esperan en el puerto de Calais para cruzar el Canal de la Mancha y llegar a Reino Unido.
Los agentes han bloqueado el acceso al puerto durante una hora y los inmigrantes han aprovechado las retenciones para esconderse en los camiones. La Policía ha inspeccionado numerosos vehículos pesados que se dirigían al puerto y ha obligado a bajar a los polizones que encontraba en ellos.
"He visto a las Compañías Republicanas de Seguridad (CRS) abrir un camión y ha salido una decena de inmigrantes", cuenta un testigo, en declaraciones recogidas por el diario local 'La Voix du Nord'.
Las sirenas de los coches de Policía y la carga contra los inmigrantes que corrían en todas las direcciones han desatado el caos en la zona. Los bomberos también han tenido que intervenir para apagar un fuego, del que se desconoce su origen.
Este tipo de incidentes se han repetido con frecuencia en los últimos días. De hecho, este ha sido el segundo altercado de la semana. Aunque desde hace años la región de Calais es el refugio de miles de inmigrantes a la espera de cruzar a Reino Unido, este verano se ha producido una llegada masiva.
Mientras que las autoridades aseguran que hay unos 1.500 inmigrantes ilegales en la zona, una cifra que se ha incrementado un 50 por ciento respecto a los meses anteriores, el sindicato policial SPG sostiene que la cifra oscila entre los 2.000 y 2.500, según informa el diario 'Le Monde'. La mayoría de ellos procede de Eritrea y Etiopía.
FRONTERAS CERRADAS EN REINO UNIDO
El puerto de Calais se ha convertido en parada para muchos inmigrantes que esperan cruzar a Reino Unido para encontrar un trabajo. Sin embargo, el país no es uno de los 26 estados europeos que han abolido las fronteras internas.
Los gobiernos francés y británico anunciaron en septiembre una reforma de la estructura del puerto de Calais para facilitar el control y mejorar el tráfico. Además, la Policía de ambos países trabajará de forma conjunta para desmantelar una red criminal que transporta inmigrantes a Reino Unido.