Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La nueva ley antiterrorista israelí permitirá ilegalizar ONG y embargar cuentas sin presentar cargo alguno

El Parlamento israelí ultima una nueva ley antiterrorista que permitirá ilegalizar organizaciones caritativas o embargar cuentas sin presentar cargo alguno a discreción del ministro de Defensa si considera que hay indicios de terrorismo.
Las organizaciones caritativas que contribuyan "indirecta pero sustancialmente" a los grupos terroristas pueden ser ilegalizadas y sus miembros pueden ser encarcelados por asociación con organización terrorista. Así, quienes se oponen a la ley, un sanitario o un profesor pueden ser encarcelados sin saber siquiera que su organización tenía relación con una organización terrorista.
El proyecto de ley ha sido aprobado este lunes por 10 votos contra 2 en la Comisión de Legislación y Justicia del Parlamento tras seis años de intenso debate y el pleno de la Knesset podría aprobarlo en cuestión de días.
La ministra de Justicia, Ayelet Shaked, se ha felicitado por el avance y ha asegurado que Israel es "la punta de lanza en la guerra contra el terrorismo". La aprobación en comisión es "un paso importante para lograr que implicarse en el terrorismo no sea rentable". Así, incluye multas para quienes financian el terrorismo por 20 veces el valor de la cantidad entregada a estos grupos.
Gran parte de la oposición ha apoyado la medida, pero diputados de la Lista Conjunta árabe-israelí o del partido de izquierda Meretz han criticado que es discriminatoria para con los árabes israelíes y denuncian que criminaliza como terrorismo el discurso contra la ocupación israelí, que debería estar amparado por la libertad de expresión.
La ley tipifica por primera vez un delito por excavar túneles para ataques e incluye una nueva figura, la del "cerebro" de los atentados, que puede ser castigado con cadena perpetua aunque no haya participado fehacientemente en la acción criminal. Igualmente castiga con cadena perpetua el uso de armas biológicas y químicas con fines terroristas.
Además, la ley endurece las condiciones para la concesión de libertad condicional a los condenados por terrorismo. Los condenados a cadena perpetua solo podrán pedir libertad condicional tras 15 años cumplidos y solo podrán salir de prisión si han cumplido 40.