Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La aprobación de la presidenta Bachelet cae al 54 por ciento tras las últimas reformas económicas

La aprobación de la presidenta chilena, Michelle Bachelet, ha caído cuatro puntos porcentuales en julio hasta situarse en el 54 por ciento, el mismo porcentaje que tenía cuando comenzó su segundo mandato hace cinco meses, según un sondeo elaborado por la empresa privada Adimark y publicado este jueves.
La empresa ha destacado que la encuesta se realizó inició poco después de que el Gobierno llegara a un acuerdo con la oposición para aprobar la nueva reforma tributaria, con la que busca aumentar la recaudación estatal en unos 8.200 millones de dólares (6.142 millones de euros) anuales cambiando los impuestos de las empresas y reduciendo ciertos beneficios fiscales.
La desaprobación de la mandataria socialista ha aumentado en 16 puntos desde que comenzó este mandato hasta alcanzar el 36 por ciento, según el sondeo. Los niveles más altos de desaprobación se registran en la población masculina de clase alta mientras que el menor índice de rechazo se da en el sector con menos recursos, según informa el periódico 'El Mercurio'.
El sondeo muestra una bajada de la popularidad de todo el Gobierno de 9 puntos pasando de un 57 por ciento a un 48 obteniendo la peor evaluación desde que empezara este mandato.
En pleno momento de reformas el apoyo de los chilenos al Gobierno sigue siendo bastante alto y se valora favorablemente tanto a los miembros como las actuaciones del Ejecutivo aunque cae la confianza de los ciudadanos en que las nuevas reformas puedan conseguir los objetivos marcados.
Relaciones Internacionales, con un 76 por ciento, es el área con mejor nota y su ministro, Heraldo Muñoz, es el mejor valorado, lo que reflejaría el apoyo del pueblo chileno a la actuación de su Gobierno en el contencioso con Bolivia el Corte Internacional de Justicia (CIJ).