Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una modelo argentina muere tras someterse a una operación de una cirugía estética

La modelo, en una imagen publicitaria.telecinco.es
La modelo Solange Magnano, que hace 15 años llevó la corona de Miss Argentina, murió de una embolia pulmonar tras someterse en Buenos Aires a una operación de cirugía estética en los glúteos, según ha informado la prensa local.
Magnano, de 38 años, se desplazó el jueves pasado desde la provincia de Córdoba (centro), donde vivía, a la capital argentina para someterse a una operación estética, que consistía en la aplicación de unas inyecciones de relleno en los glúteos.
Mientras le realizaban el tratamiento en una clínica privada porteña, la modelo, que tiene dos hijos mellizos de 8 años, sufrió un tromboembolismo pulmonar, por lo que la remitieron a un hospital del conurbano bonaerense, donde murió este domingo.
Magnano había sido Miss Argentina en 1994 y actualmente trabajaba para el diseñador Roberto Piazza, a la vez que gestionaba una escuela de modelos que había abierto hace dos años en la ciudad cordobesa de San Francisco, donde vivía.
El procedimiento elegido por la modelo para mejorar la forma de sus glúteos "tiene sus riesgos, porque no es un procedimiento que esté avalado científicamente", advirtió al diario Clarín el ex presidente de la Sociedad de Cirugía Plástica, Estética y Reparadora de Argentina Juan Carlos Seiler.
En los últimos años creció en el país el llamado "turismo quirúrgico", por el que numerosas mujeres viajan a Argentina para realizarse operaciones estéticas por resultar considerablemente más baratas que en otros lugares.
Sus fans lloran su pérdida
Modelo internacional que consiguió coronarse como Miss Argentina, Solagne Magnano tenía un cuantioso número de seguidores que, tras enterarse de su fallecimiento, no han encontrado forma más eficaz y cercana de mandar su pésame a la familia que a través de la red social Facebook. Los mensajes, los recuerdos, las anécdotas y los sentimientos se multiplican en su perfil.