Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El asesino de Facebook, atacado en la cárcel

El asesino de Facebook Peter Chapman se recupera en prisión tras ser atacado por otro recluso. Chapman, de 33 años, sufrió cortes en su cara durante un asalto que tuvo lugar el sábado por la tarde en la prisión de Frankland, en Durham, Inglaterra. Chapman cumple una condena de 35 años por el secuestro, violación y asesinato de una chica de 17 años llamada Ashleigh Hall. Se hizo pasar por un adolescente en la red social como señuelo para contactar con Ashleigh y matarla en octubre de 2009, informa Dailymail.com.
El abuelo de la adolescente, Mike Hall, se ha mostrado satisfecho:"Al fin buenas noticias. Chapman merece todo lo que le pase en prisión". "No creo que él merezca que se respeten sus derechos humanos y creo que la mayoría de la gente estaría de acuerdo. Si quiere comportarse como un animal entonces debe prepararse para ser tratado como tal. Si pudiera mandarle una botella de whisky a quien lo ha hecho, lo haría", ha añadido.
El asesino comenzó su condena de 35 años el mes pasado después de que fuera declarado culpable de secuestro, violación y asesinato, así como por incumplimiento de una orden de delitos sexuales.
El tribunal consideró que Chapman se hizo pasar por un joven de 19 años en Facebook. Después de entablar relación online con una estudiante de Darlington College, arregló un encuentro con ella el 24 de octubre.
Además se hizo pasar por el padre del joven para convencerla de que se subiera al coche con él. El cuerpo de Ashleigh fue encontrado cerca de Sedgefield, en el condado de Durham, al día siguiente. Había sido asfixiada.
El ataque a Chapman es el tercer mayor incidente dentro de la prisión en las últimas cuatro semanas. El inspector Craig Dixon, de la policía de Durham, ha explicado que los funcionarios de prisión les llamaron por un incidente. Aunque ha declinado comentar el ataque a Chapman, Dixon sí dijo que los casos de violencia en la prisión serán tratados igual que cualquier delito de violencia en las calles.
Este último ataque ha hecho que numerosas voces se alcen pidiendo una investigación sobre la seguridad en las prisiones de categoría A, que alojan a algunos de los más peligrosos criminales británicos.