Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El asesino de Rothbury, un héroe en Facebook

Fotografía de archivo de Raoul Thomas Moat. Foto: EFE.telecinco.es
En una sesión en el parlamento británico, uno de los diputados fue el que sacó a relucir la polémica generada a raíz de la popularidad del asesino de Rothbury en Internet.
Chris Heaton-Harris puso en entredicho los perfiles a favor de Raoul Moat en algunas redes sociales como Facebook, donde el asesino ya cuenta con más de 30.000 fans.
Así, la Cámara de los Comunes ha instado a que se retiraran estas páginas de Internet alegando que las afirmaciones hechas contra la Policía y los cuerpos de seguridad no deberían publicarse en la Red.
En el mismo sentido se ha expresado el primer ministro de Reino Unido, David Cameron, que ha criticado la fama del asesino en Internet.
Tal y como publican varios medios británicos, Cameron ha asegurado que "es evidente que Moat es un asesino y no puedo entender ninguna ola de simpatía por este hombre". "Debería haber simpatía por sus víctimas, no por él", ha asegurado el primer ministro.
Por su parte, un portavoz de Facebook ha señalado que, de momento, no se plantea la idea de clausurar el perfil. "Creemos que es una reflexión de lo que la gente está debatiendo en la calle", ha comentado.
Moat, un ex portero de discoteca que acababa de salir de la cárcel tras una condena de 18 semanas por agresión sexual, estaba acusado de haber tiroteado el pasado sábado a su ex novia, Samantha Stobbart, de 22 años, y a la actual pareja de ésta, Chris Brown, de 29, que falleció a causa de los disparos.
Un día más tarde, se supone que disparó también a un agente de policía a su paso por Newcastle, también en el noreste inglés.
Tras estos sucesos, Moat se dio a la fuga, lo que desencadenó una masiva operación policial de busca y captura. El asesino se pegó un tiro en la madrugada del sábado después de unas seis horas de acorralamiento y confrontación con agentes armados en un campo cercano a la localidad inglesa de Rothbury. EPF