Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Al menos 16 muertos en el atentado suicida contra un tribunal de Pakistán, según un nuevo balance

Al menos 16 personas han muerto y más de 20 han resultado heridas en un atentado suicida perpetrado este lunes contra la sede de un tribunal de la localidad paquistaní de Shabqadar, en el noroeste de Pakistán, según un nuevo balance.
Según fuentes policiales citadas por la televisión paquistaní Geo TV, el suicida intentó entrar en la sede del tribunal, pero fue retenido en la entrada por agentes de la Policía, por lo que detonó allí la carga explosiva que portaba.
"Los policías estaban destinados allí por seguridad. El individuo intentó entrar por la fuerza en el tribunal. Tenía un arma y realizó varios disparos antes de detonar los explosivos que portaba", ha explicado un portavoz policial, Said Wazir. Entre los heridos hay cinco agentes de la Policía, ha revelado.
Tras el atentado un importante contingente de militares y policías se desplegó en la zona mientras los heridos y fallecidos eran trasladados al Hospital de Tehsil y al Hospital de Lady Reading de Peshawar.
Las imágenes de televisión difundidas por los medios paquistaníes muestran los importantes daños registrados y los restos de al menos dos vehículos destrozados en el lugar del atentado.
El primer ministro paquistaní, Nawaz Sharif, ha condenado el atentado y ha destacado los "incontables sacrificios" en la lucha contra el terrorismo y ha asegurado que "no serán en vano".
La facción talibán Jamaat ur Ahrar ha reivindicado el atentado de Shabqadar, una localidad situada a 150 kilómetros al noroeste de la capital, Islamabad. El atentado "es una venganza por el ahorcamiento de Mumtaz Qadri", ha explicado un portavoz, Ehsanulá Ehsan, a través de un comunicado remitido por correo electrónico.
Qadri fue ejecutado la semana pasada por su responsabilidad en el asesinato de Salman Taseer, gobernador de la provincia de Punjab, quien había pedido cambios en la ley sobre blasfemia que prevé la pena de muerte para quien insulte al Islam o al profeta Mahoma.
El 1 de marzo, un bomba activada a distancia alcanzó a un convoy de vehículos que viajaba por Mohmand y acabó con la vida de dos empleados paquistaníes del Consulado de Estados Unidos en la cercana Peshawar.
Unas dos semanas antes, el 18 de febrero, varios milicianos talibán mataron a nueve paramilitares paquistaníes en dos ataques contra puestos de control en Mohmand. Estos ataques fueron reivindicados por Jamaat ur Ahrar, una facción de los talibán paquistaníes. Hasta el momento, ningún grupo ha reivindicado el ataque suicida de este lunes.
El grupo Tehreek e Taliban Pakistan, los talibán paquistaníes, lleva atacando a las fuerzas de seguridad paquistaníes desde 2007, en un intento por imponer una estricta interpretación de la 'sharia' o ley islámica.
Una serie de operaciones militares en las zonas tribales de Pakistán, la última de ellas lanzada en 2014, ha reducido las capacidades de los talibán paquistaníes para perpetrar grandes atentados, aunque siguen llevando a cabo ataques contra las fuerzas de seguridad y objetivos civiles.