Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un piloto aterriza de emergencia en Australia después de que un pasajero intentara apagar el motor del avión

Un piloto australiano se ha visto obligado a realizar un aterrizaje de emergencia tras tomar el control de un vuelo pilotado por un hombre de 82 años que intentó apagar los motores a mitad de trayecto, según ha según ha informado la compañía aérea Australia by Air.
Les Nixon, un pastor baptista de 82 años, había alquilado el Beechcraft Duchess, para realizar una ruta habitual de unos 50 minutos entre Bankstown, en Sidney, y Cowra, según informa el diario 'The Australian'. A mitad de camino, el hombre empezó a actuar de manera extraña y apagó los motores del Beechcraft Duchess de cuatro plazas que tripulaba, por lo que el piloto de 23 años tuvo que forcejear con el hombre hasta hacerse con el control de la aeronave.
Tras reducir al octogenario, el piloto realizó una llamada de emergencia antes de realizar un "aterrizaje forzoso" y seguro en un campo, según ha informado la Policía. La compañía aérea ha agradecido al piloto su actuación y ha reconocido "su capacidad y su habilidad durante el aterrizaje" y también "su profesionalidad".
Los dos hombres tuvieron que recibir atención sanitaria al aterrizar. El piloto, en shock tras la maniobra, ya ha recibido el alta. Nixon, con arañazos en la cara, se encuentra ingresado en un hospital de Sidney, aunque su estado es estable.
Nixon contaba con más de 40 años de experiencia de vuelo y según las declaraciones recogidas por 'The Australian' era "un piloto experimentado" que solía "alquilar con frecuencia el Duchess para ayudarle a mantener su habilidad de vuelo".
Aunque no están claros los motivos que llevaron al hombre a actuar así, la Policía ya investiga las causas y no descarta que el comportamiento de Nixon se deba a su avanzada edad y a su condición mental.