Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El autodenominado Estado Islámico niega que sus salarios hayan sido reducidos

El grupo yihadista autodenominado Estado Islámico ha desmentido la información publicada esta semana sobre una supuesta reducción de salarios entre sus combatientes debido a las "excepcionales circunstancias" en las que se encuentran actualmente.
Si bien el Observatorio Sirio por los Derechos Humanos (OSDH) y el diario británico 'The Independent' se habían hecho eco de una circular del Bait Mal al Muslimín, el Tesoro del Estado Islámico, fechada en el mes de safar, entre noviembre y diciembre, en la que se aseguraba la reducción de los salarios, varias fuentes en el seno de la organización con las que Radio France Internationale (RFI) ha contactado han negado esta información.
Según los propios miembros del grupo, la horquilla salarial está claramente definida: los combatientes reciben entre 100 y 150 dólares mensuales; los no combatientes, encargados de funciones administrativas, unos 50 dólares.
A esto habría que sumarle los 50 dólares que recibe por esposa el marido --que puede tener hasta cuatro mujeres--, además de los 35 dólares por niño y otros 35 por esclavo en posesión. También se les pagan primas, como la de matrimonio --que ronda los 1.000-1.500 dólares--, o las primas por alimentación, de 35 dólares.
Según recoge RFI, en caso de victoria también se pueden distribuir otras "recompensas excepcionales": es lo que se define como el botín de guerra. Cada combatiente que libró la batalla de Mosul en junio de 2014 habría recibido unos 2.000 dólares. Estos salarios, denominados 'kafala' y confirmados a RFI por varias fuentes del autodenominado Estado Islámico --tanto en Siria como retornados a Francia--, se pagan con regularidad.
Hace cerca de un año, estas cantidades se aumentaron, pero esta subida duró un breve período de tiempo antes de restablecerse a su nivel original ya que, según los emires del grupo, sus yihadistas no se aficionan a los placeres de la vida materialista.