Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las autoridades de Nueva York intentan localizar a quienes han estado en contacto con el sospechoso de ébola

Las autoridades sanitarias de Nueva York están intentando localizar a todas las personas que han estado en contacto con Craig Spencer, un médico que ha desarrollado los síntomas del ébola a su regreso a la ciudad estadounidense procedente de África Occidental.
"El paciente es un trabajador sanitario que volvió a Estados Unidos en los últimos 21 días desde uno de los tres países que actualmente están enfrentándose al brote de ébola", han informado a través de un comunicado.
Médicos Sin Fronteras (MSF) ha confirmado que el paciente trabajó para esta ONG en África Occidental. MSF ha señalado en otro comunicado que esta misma mañana (hora local) Spencer se puso en contacto con ellos para informar de que tenía fiebre.
"El paciente ha sido trasladado en una unidad especial" al Hospital de Bellevue, donde se le ha realizado la prueba del ébola, cuyos resultados se conocerán en las próximas 12 horas. También se le han realizado pruebas para otras enfermedades, "ya que los síntomas son consistentes con la gripe intestinal, la salmonella y la malaria".
Las autoridades sanitarias han asegurado que "se están tomando las precauciones necesarias para garantizar la seguridad de todos los neoyorquinos" y, con este fin, "se ha empezado a buscar activamente a todos los contactos del paciente para identificar a cualquiera que pueda estar en riesgo potencial".
A este respecto, han aclarado que "las probabilidades de que un neoyorquino medio haya contraído el ébola son extremadamente pequeñas". "El ébola se transmite mediante contacto directo con los fluidos corporales de una persona infectada", han recordado.
"Creemos que muy poca gente estuvo en contacto directo con él", ha dicho, por su parte, el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio.