Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las autoridades de Sri Lanka ordenan deportar a una turista británica por tener un tatuaje de Buda

Las autoridades de Sri Lanka han ordenado deportar a la turista británica Naomi Michelle Coleman tras haber encontrado un tatuaje de Buda y de una flor de loto en su brazo a la llegada al aeropuerto.
La turista, que llegó a la isla el lunes en un vuelo procedente de India, ha sido trasladada a un campo de detención para inmigrantes. La Embajada británica en Colombo ha declarado que "están pendientes del caso, además de proveer toda la asistencia consular necesaria", según ha publicado la BBC.
Las autoridades ceilandesas se han mostrado duras contra cualquier insulto hacia el budismo, la religión de la etnia mayoritaria cingalesa. Son especialmente sensibles con imágenes de Buda y suelen tomar acciones estrictas para asegurar un trato correcto a estas imágenes.
NO ES EL PRIMER CASO DE ESTE TIPO
El pasado mes de marzo, no se permitió la entrada al país de otro ciudadano británico que había respondido de forma "despectiva" sobre un tatuaje de Buda que tenía en el brazo, según declararon agentes de inmigración.
El turista comentó que se sintió "impactado" por el incidente, insistiendo en que era un seguidor de las enseñanzas budistas y que decidió hacerse el tatuaje como homenaje a esta doctrina.
Hace tres años, tres turistas franceses fueron condenados a penas de cárcel por haber besado una estatua de Buda, aunque finalmente no entraron en prisión. Las autoridades de Reino Unido advierten a los turistas que viajan a Sri Lanka de la sensibilidad que existe sobre este tema en el país asiático y piden a los visitantes que no se tomen fotos delante de estatuas de Buda.
Monjes relacionados con sectores extremistas del budismo han dirigido ataques violentos contra musulmanes y cristianos en Sri Lanka, lo que ha provocado que aumente la preocupación por la situación de las minorías en la isla.