Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las autoridades admiten que se agota el tiempo ante la falta de nuevas señales en zona de búsqueda del avión

Las autoridades australianas han admitido este martes que se agota el tiempo para localizar las cajas negras del vuelo de Malaysia Airlines desaparecido desde el pasado 8 de marzo después de que en las últimas horas no se hayan detectado nuevas señales. Este factor ha hecho que por ahora se haya paralizado el uso de un submarino en la búsqueda del avión.
Tras las esperanzas suscitadas por la detección durante el fin de semana por parte del buque australiano 'Ocean Shield' de dos señalaes acústicas que podrían corresponder a las emitidas por la caja negra de un avión, estaba previsto el envío hoy mismo de un submarino para buscar posibles restos del avión en el fondo marino.
"Necesitamos otra transmisión para definir mejor la zona (de búsqueda), luego tenemos que bajar, mirar y buscar pruebas que confirmen que ahí es donde está el avión", ha explicado el antiguo comandante de la Fuerza Aérea australiana Angus Houston, al frente de las tareas de búsqueda del vuelo MH370.
Actualmente, la búsqueda se centra en un arco de 600 kilómetros a unos 1.600 kilómetros de la costa occidental australiana. "Lo que necesitamos ahora es más confirmación en términos de encontrar algo visualmente. Algún resto, quizá en el fondo del océano, o algún resto en la superficie", ha explicado en declaraciones a la emisora ABC Radio.
Sin embargo, las opciones de encontrar algo en la superficie "disminuyen con el tiempo". Además, hoy se cumple justo un mes de la desaparición del avión mientras volaba desde Kuala Lumpur hasta Pekín, por lo que la vida útil de las baterías de las cajas negras, que es de 30 días, también ha expirado.
Por otra parte, ha aclarado que el submarino Bluefin-21 tiene su límite de operaciones en 4.500 metros de profundidad, justo la que tiene el océano en la zona de la búsqueda. "No puede bajar a mayor profundidad", ha subrayado, en referencia a otro de los obstáculos a los que se enfrenta la ya de por sí complicada búsqueda.
"Nada ocurre rápido cuando se trabaja a profundidades de 4.500 metros. Es un proceso largo y doloroso", ha insistido, aclarando que si el submarino encuentra algo inusual en el fondo del océano, será sacado a la superficie y equipado con una videocámara para que pueda tomar imágenes. "Yo se puede tener el sonar y la cámara abajo a la vez, es lo uno o lo otro", ha aclarado Houston.