Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las autoridades británicas anuncian nuevas pruebas en el caso de Madeleine McCann

La Policía británica está a punto de presentar una nueva prueba en la investigación de la desaparición de Madeleine McCann en mayo de 2007. La niña fue vista por última vez en la localidad balnearia de Praia da Luz, en Portugal. Las autoridades británicas consideran que la investigación portuguesa tiene "grandes agujeros".
El detective Jim Gamble, jefe del Centro de Protección Infantil y contra la Explotación de Menores (ACPO) , aconsejó al Ministerio del Interior lanzar una nueva investigación sobre el paradero de Maddie. Gamble sostiene que hay "agujeros enormes" en la pesquisa original que deben ser "revisados" si quieren "acercarse" a los estándares británicos.
Esto ha generado mucho malestar entre las autoridades portuguesas, que según la prensa local, que han recibido críticas por su labor en el caso de Madeleine.
Tras el anuncio, los padres de la niña, los médicos ingleses Kate y Gerry McCann, ambos de 41 años, dijeron estar "encantados" por la decisión.
"Los fallos en la investigación son tan enormes que las autoridades británicas sienten que es su deber reabrir la causa", señala el dominical británico News of the World.
En la nueva investigación, la Policía británica revisará todas las pistas utilizando alta tecnología y los estándares utilizados en un caso de homicidio o secuestro en el Reino Unido.
Gamble sostiene que pistas como llamadas telefónicas y otras evidencias fueron pasadas por alto y no fueron investigadas. Además, los McCann fueron considerados sospechosos lo que, según el jefe de ACPO, no hubiera ocurrido si la investigación hubiera tenido lugar en el Reino Unido.