Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las autoridades egipcias niegan que el italiano torturado hubiera sido detenido antes de su muerte

El Ministerio del Interior egipcio ha rechazado este lunes que el italiano Giulio Regeni hubiera sido detenido antes de su muerte y que apareciera su cadáver con signos evidentes de tortura. Regeni estaba en Egipto estudiando los sindicatos independientes y había escrito artículos críticos con el presidente egipcio, Abdelfatá al Sisi.
Un portavoz del Ministerio ha "rechazado" las informaciones de medios occidentales sobre que Regeni fue detenido antes de su fallecimiento, informa el diario estatal egipcio 'Al Ahram'.
El viernes, 'The New York Times' informó de que un testigo aseguraba que Regeni fue "llevado por dos hombres que cree que eran agentes de las fuerzas de seguridad". El periódico estadounidense asegura que "tres responsables de la seguridad confirman que Regeni fue puesto bajo custodia".
Más tarde, el diario italiano 'Il Corriere Della Sera' aseguró que un vendedor callejero les dijo a periodistas italianos que vio a agentes de paisano "llevarse" a Regeni en la tarde que desapareció, el día 25 de enero, aniversario de la revolución egipcia de 2011.
Además, el periódico italiano asegura que el propio Regeni temía por su seguridad tras detectar que había sido fotografiado por un individuo desconocido durante una reunión con otros investigadores el 11 de diciembre.
Sin embargo, el Ministerio del Interior asegura que estas informaciones son "completamente incorrectas" y sostiene que hay una investigación abierta que presta "total cooperación" a las autoridades italianas. El resultado de esta investigación se hará público "cuando se consiga información definitiva".
Italia ha enviado a varios investigadores para colaborar con las autoridades egipcias y determinar las circunstancias de la muerte de Regeni, quien era estudiante de la Universidad de Cambridge.
El cadáver fue hallado nueve días después de su desaparición con siete costillas rotas, signos de electrocución en el pene, hemorragia cerebral y diversas heridas contundentes por todo su cuerpo.