Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las autoridades elevan a nueve el número de inmigrantes muertos asfixiados en un camión en Texas

Las autoridades han elevado a nueve el número de inmigrantes fallecidos en San Antonio, Texas, en un camión que transportaba inmigrantes ilegales tras la muerte de uno de ellos en un hospital. Ocho cadáveres fueron hallados dentro del camión, que estaba a pleno sol a muy altas temperaturas, y hasta 30 personas han tenido que ser hospitalizadas.
El Departamento de Policía de San Antonio informó en un principio del hallazgo de los inmigrantes dentro del remolque de un camión estacionado en una tienda Walmart. De las 39 personas que viajaban dentro, 20 fueron encontradas en "estado crítico extremo" y 8 más con daños menores como golpes de calor o deshidratación.
Los supervivientes fueron trasladados de inmediato a hospitales para recibir atención médica urgente. El conductor del vehículo ya ha sido detenido, ha explicado en rueda de prensa el jefe de la Policía de San Antonio, William McManus.
Al parecer, alguien alertó al gerente de Walmart de que los inmigrantes estaban encerrados dentro del remolque. "Le pidieron agua, volvió con agua, llamó a la policía y llegamos a la escena y encontramos a ocho personas muertas en la parte trasera de ese remolque", ha relatado McManus.
El jefe de bomberos de San Antonio, Charles Hood, ha comparecido también para explicar que el aire acondicionado del vehículo no funcionaba y no había agua, condiciones que aunadas a las altas temperaturas que se alcanzaron este sábado en San Antonio (hasta 38°C), agravaron la situación de las personas que iban dentro del remolque. "Estaban muy calientes al tacto", ha relatado Hood en referencia a las víctimas.
McManus ha detallado que las grabaciones de seguridad de la tienda revelan que varios vehículos se llevaron a otros supervivientes del viaje. Ahora investigan lo ocurrido por un delito de tráfico de personas. "El Departamento de Seguridad Nacional está involucrado en la investigación. Trabajaremos con ellos para determinar el origen de esta horrible tragedia", ha subrayado.
"Esta gente está indefensa en manos de sus transportistas, bajo un sol de justicia", ha lamentado en un comunicado el fiscal para el distrito oeste de Texas, Richard Durbin.
"Imagínense el sufrimiento, atrapados en un trailer con temperaturas en el exterior de casi 38 grados y sin aire acondicionado, víctimas de despiadados traficantes de personas a quienes el bienestar de esta gente les da igual", ha añadido.